Jornada 25

El Madrid evita la capitulación de penalti

Gareth Bale celebra junto a sus compañeros el segundo gol del Madrid. / AFP

El equipo de gala de Solari naufraga ante un Levante que mereció más pero salva los muebles con dos penas máximas transformadas por Benzema y Bale

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Tenía muy presente Santiago Solari el recuerdo del varapalo ante el Girona en el Bernabéu, un borrón que siete días después le hizo optar por lo seguro. Nada de rotaciones, equipo de gala ante el Levante en el Ciudad de Valencia a pesar de lo complicado de la Liga y de la inminencia de dos clásicos a orillas de la Castellana, con hombres como Marcelo, Valverde, Bale o Asensio en el banquillo.

A los tres minutos, una internada de Luna por el costado derecho del Madrid acabó con un centro al área que Reguilón despejó cuando Courtois se temía lo peor. Era el primer aviso de un Levante que volvió a amenazar en un disparo desviado de Rochina. Sólo transcurridos los diez primeros minutos empezó el Madrid a manejar un encuentro que no había comenzado con la mejor cara para los intereses blancos. Las gambetas de Vinicius y el criterio de Modric para manejar los hilos del duelo desde la medular le dieron a los de Solari unos minutos de tregua. Parecía que el Madrid comenzaba a imponer su ley sobre el verde de Orriols, pero fue un espejismo.

La tranquilidad blanca se vio de nuevo sacudida en un balón que el 'Comandante' Morales bajó con el pecho dentro del área madridista antes de caer ante Carvajal. Reclamó pena máxima el público granota pero Iglesias Villanueva entendió que el contacto no fue suficiente para semejante castigo. Apenas dos minutos después, Roger envió el balón al palo tras un saque de esquina peinado por Rober Pier. El Madrid hacía aguas a balón parado sin la presencia de Ramos como líder de la zaga, Moses Simon le daba la noche a Reguilón y Nacho se ganaba la amarilla en una de esas arrancadas tan características de Morales.

1 Levante

Aitor, Moses, Rober, Cabaco, Vezo, Luna, Campaña, Rochina (Doukouré, min. 59), Bardhi (Vukcevic, min. 89), Roger (Dwamena, min. 74) y Morales.

2 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Nacho, Reguilón, Casemiro, Kroos (Valverde, min. 69), Modric, Vinicius (Asensio, min. 83), Lucas Vázquez y Benzema (Bale, min. 74).

goles
0-1: min. 43, Benzema, de penalti. 1-1: min. 60, Roger. 1-2: min. 78, Bale, de penalti.
árbitro
Iglesias Villanueva (Colegio gallego). Expulsó a Nacho y Rochina por doble amarilla. Amonestó a Roger, Lucas Vázquez, Pedro López y Luna.
incidencias
Partido de la jornada 25 en Primera disputado en el Ciudad de Valencia ante 23.018 espectadores.

Más información

La noche valenciana comenzaba a ponerse cada vez más oscura para el Madrid y Rober Pier rozó de nuevo el gol con una volea que se fue por encima del larguero de Courtois y a la que Varane asistió como espectador. Sólo a través de la contra halló el Madrid el camino hacia la portería de Aitor. Así fue en una conducción de Modric que continuó con la galopada de Vinicius por banda izquierda y un pase para Benzema que acabó con disparo de Kroos. El partido se le abrió de par en par al Madrid en un acción absurda de Bardhi, que tras centro de Modric desde el costado derecho levantó el brazo en el área provocando un penalti tan claro como innecesario que Iglesias Villanueva indicó tras la revisión del VAR. Benzema no desaprovechó semejante oportunidad para adelantar al Madrid.

Nada más sacar de centro, el equipo de Solari volvió a las andadas y permitió que Roger se plantase sólo ante Courtois, que hizo la estatua completamente vencido y al que el poste salvó in extremis. Fue lo último reseñable antes de un descanso que el Madrid alcanzó con un premio completamente inmerecido.

Tras el paso por vestuarios, más de lo mismo. Lo primero del segundo acto fue una parada con la pierna de Courtois tras disparo de Roger. Claro síntoma de que en el césped seguía mandando el Levante a pesar de lo que dictaba el resultado. Pudo aumentar distancias Vinicius en un control en el área pequeña que Rochina despejó para evitar el remate y en un disparo que el carioca envió desviado tras una gran cabalgada, pero fue Roger el que al fin encontró el premio del gol tras un disparo cruzado que hizo justicia a lo visto hasta ese momento.

El Madrid era un caos sólo sostenido por el juego alegre de Vinicius, al que una vez más sólo le faltaba la claridad de ideas en la inminencia del arco contrario. Ese instinto para el gol que tan difícil es hallar y del que volvió a carecer en una contra en la que ejerció de nuevo de velocista para toparse con la mano salvadora de Aitor en el momento de la verdad.

Los minutos transcurrían, la capitulación definitiva del Madrid en Liga se acercaba y Solari recurría a Bale para sustituir a un desacertado Benzema, que en Orriols no encontró ese aura que varias veces ha salvado a los de Solari esta campaña. El galés fue el encargado de transformar el segundo penalti de la noche, que festejó con un feo gesto hacia sus compañeros y que fue mucho más discutible que el primero, pero suficiente a pesar de la expulsión de Nacho para que el Madrid acabase sumando una victoria que estuvo lejos de merecer.