El Clásico

Una 'manita' destroza la 'era Lopetegui'

Julen Lopetegui, cabizbajo con Ernesto Valverde, Jordi Alba y Arturo Vidal tras el 5-1. /EFE
Julen Lopetegui, cabizbajo con Ernesto Valverde, Jordi Alba y Arturo Vidal tras el 5-1. / EFE

El Real Madrid airea que destituirá al vasco por Antonio Conte después de la derrota en el Camp Nou 138 días después de ficharlo cuando era seleccionador nacional

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Julen Lopetegui ya sabía antes del 'clásico' que una derrota podría costarle su continuidad en el Real Madrid. Pese a ello llevó el asunto con aparente normalidad: saltó al campo con las manos en los bolsillos junto a Albert Celades, uno de sus hombres de confianza con su equipo noveno en la tabla. Además, la tarde ya no empezó como imaginaba: Nacho dio el susto en el calentamiento, mandó calentar a Odrioziola pero pudo mantener el plan, que no funcionó para nada en el primer acto. El Barça se adelantó con gol firmado por Coutinho, aunque obrado por un Jordi Alba que había defendido su labor en los días previos sin entrar en unos detalles que sí dio 'Aguerre II', su 'aita' Jose Antonio, en El Mundo. «Cuando las cosas se empiezan a torcer el culpable es el entrenador. Y no es así. Hay muchos que piensan igual que nosotros.... Cristiano Ronaldo era bueno, metía 50 goles. Aquí falta él. Ahora falta un goleador destacado. Ni uno. No se le ha traído ninguno. Que si Neymar si este otro pero no ha llegado nadie... A mi hijo le han robado 50 goles».

Más información

Tras el 1-0 no hubo reacción madridista y de hecho Varane, desconocido desde el Mundial, cometió un penalti -visto por el VAR- que supuso el 2-0, una cuesta arriba terrible para un equipo con urgencias como este Real Madrid, que nunca en su historia había logrado dar la vuelta a un marcador así en Barcelona para conseguir el triunfo que tanto necesitaba el técnico vasco. Lopetegui sabía que debía mutar a los suyos y optó por una defensa de tres, con Casemiro junto a Ramos y Nacho, con Marcelo de carrilero con Lucas en el otro costado por el lesionado Varane. Nada más comparecer en la segunda mitad se notó que el equipo era otro, con más alma, orgullo e ideas claras. Ayudó que marcó Marcelo y apenas unos segundos después Modric se topó con el palo. Lo mismo que Suárez en el otro área, cuando la afición local empezó a temer por la reacción de un Real Madrid que ganó en salida de balón con Kroos como pivote.

Tuvo ocasiones para haber igualado el partido, pero a Isco y Benzema les faltó tino cuando el partido olía a 2-2. Valverde se blindó con Semedo por Rafinha, que perdió algún balón comprometido, y adelantó a Sergi Roberto, movimiento definitivo en la resolución del encuentro con participación clave en los goles locales. Fue más decisivo que un apagado Asensio, bala elegida por Julen para buscar el empate antes del tercero local. Llegó en un cabezazo de Luis Suárez, que después estuvo a punto de irse al vestuario por una patada a destiempo a Nacho lo que hubiese impedido que firmase su hat-trick y rozase el 6-1 sólo frenado por Courtois.

Y es que el Madrid acabó sin red porque Marcelo se lesionó cuando quedaban diez minutos y Lopetegui había apostado por Mariano en pos de una remontada casi imposible. Los minutos finales fueron una cruel agonía para el Madrid, con la afición agitando la mano después del quinto marcado por Arturo Vidal.

El Madrid ha perdido sus 4 últimos partidos como visitante (Sevilla, CSKA, Alavés y Barça) algo que no sucedía desde febrero de 2002 (con Del Bosque de entrenador)

Conte, Ramos y la mano dura

La imagen de Florentino Pérez en la prolongación, con el móvil en la mano y gesto desencajado, recordó a la vista el día del 0-4 en 2015, cuando el presidente blanco puso la cruz a Rafa Benítez, y pareció el preludio a un adiós a la 'era Lopetegui' que se cerrará de manera abrupta tras sólo 138 días en el cargo - fue anunciado aún siendo seleccionador nacional-, con el equipo noveno; a 7 puntos del líder y a solo 6 puntos del descenso tras lograr 1 puntos de los últimos 15. «No podemos culpar al entrenador, somos los jugadores los que damos la cara», recordó Casemiro tras el mazazo en el mismo césped.

Minutos después el propio técnico explicó su estado anímico, dejando la opción del cambio en manos del club. «Estoy triste, como el vestuario, es un palo duro. Pero tengo fuerzas, estamos en octubre. Todo es reversible por el tiempo que queda y por la confianza que tengo en el grupo. El equipo tiene vida en el resto de la temporada. Yo no tomo las decisiones. Me siento con fuerzas para seguir dirigiendo este grupo», negando que vaya a hacer ahora reproches a nadie. «Lo único que quiero es levantar la moral de mis jugadores. Están tocados, pero me gustaría ver qué pasa en mayo o abril. El equipo tiene futuro esta temporada. Han sido tres semanas tremendas, nos ha pasado de todo... La responsabilidad deportiva cae siempre en el técnico. Pero aquí ganamos todos y perdemos todos. Estamos en las fechas que estamos y estoy convencido de que el Madrid va a celebrar a final de temporada. Desde fuera no nos van a ayudar. Hay que insistir, insistir e insistir».

«¿Conte? El respeto se gana, no se impone, la gestión de vestuario es más importante que el conocimiento de un entrenador» SERGIO RAMOS

Por lo que cuentan desde la directiva, el relevo se producirá este lunes. El Real Madrid optó por guardar silencio en caliente -Emilio Butragueño dijo que no era el momento de analizar la situación de Julen- pero tiene idea de anunciar el cambio de técnico el próximo lunes. Antonio Conte, al que le costó desvincularse del Chelsea por lo farragoso de un finiquito que sigue cobrando, es el elegido. Sergio Ramos, capitán blanco, le recibe con una frase clarificadora. «Siempre he tenido una buena relación con todos los entrenadores. Es mejor mantenerse al margen porque son situaciones delicadas. El respeto se gana, no se impone. Ahí están los entrenadores con los que hemos ganado títulos. La gestión de vestuario es más importante que el conocimiento de un entrenador», dijo sobre el italiano.

El club, en cualquier caso, debería reflexionar sobre si Lopetegui es el único culpable ya que la temporada pasada acabó a 17 puntos del campeón y en la Copa del Rey fue apeado por el Leganés tras sufrir para apear a doble partido ante Fuenlabrada y Numancia. En verano perdió al mejor goleador de su historia, que le aseguraba unos registros goleadores inauditos y optó por no reemplazarlo pero apostó todo a la fortaleza de una plantilla que ya había perdido potencial en el verano anterior. Veremos si Antonio Conte, que ganó la batalla a un nombramiento interino Santiago Solari, es capaz de darle la vuelta a la situación.

LAS GOLEADAS EN LIGA CON 5 O MÁS GOLES

1934-35 (J-21) Barcelona-Real Madrid, 5-0

1943-44 (J-14) Barcelona-Real Madrid, 5-5

1944-45 (J-21) Barcelona-Real Madrid, 5-0

1950-51 (J-3) Barcelona-Real Madrid, 7-2

1953-54 (J-22) Barcelona-Real Madrid, 5-1

1973-74 (J23) Real Madrid-Barcelona, 0-5

1993-94 (J-18) Barcelona-Real Madrid, 5-0

2008-09 (J-34) Real Madrid-Barcelona, 2-6

2010-11 (J-13) Barcelona-Real Madrid, 5-0

2018-19 (J-10) Barcelona-Real Madrid, 5-1

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos