Jornada 30

El Barça salva la honra en la locura de La Cerámica

Los futbolistas del Barcelona celebran el tanto de Luis Suárez. / José Jordán (Afp)

Messi y Luis Suárez evitan la derrota del líder ante el Villarreal, que remontó un 0-2 y ganaba por 4-2 en el minuto 90

JESÚS BALLESTEROS

El Barcelona ha recibido lo que suele llamarse un aviso a navegantes. Más allá de que pueda volver el debate de si hay Liga o no (el líder sigue teniendo ocho puntos de ventaja), lo que ha quedado claro para Valverde tras las alocadas tablas en Villarreal es que hay una serie de jugadores que no están para ser titulares, que la fragilidad defensiva se paga y que los títulos exigirán de aquí a junio la mejor versión azulgrana en toda sus líneas.

Sufrió el Barcelona una remontada histórica tras ir ganando 0-2 en el primer cuarto de hora y lo hizo mostrando todas sus miserias atrás. Pero logró salvar la papeleta en los estertores del choque con dos goles de sus estrellas que permiten así mantener la racha de catorce partidos sin perder.

Fue un final digno de un partido eléctrico en el que todo se arreglaba a base de goles. Un choque alocado con ocho dianas en el que el Villarreal y Barcelona vivieron una auténtica montaña rusa de sensaciones y en el que el vigente campeón se fue con una sonrisa tras verse perdiendo de dos goles, 4-2, cuando apenas quedaban 10 minutos para el final.

4 Villarreal

Asenjo; Mario Gaspar, Álvaro, Funes Mori, Víctor Ruiz, Pedraza; Cazorla, Morlanes (Cáceres, min. 63); Chukwueze (Romera, min. 87), Ekambi (Bacca, min. 74), Iborra.

4 Barcelona

Ter Stegen; Sergi Roberto, Umtiti, Lenglet, Jordi Alba; Vidal, Busquets (Aleñá, min. 73), Arthur (Rakitic, min. 73); Malcom, Coutinho (Messi, min. 61) y Luis Suárez.

Árbitro:
Hernández Hernández (canario). Expulsó a Álvaro (min. 86). Amonestó a Busquets, Lenglet, Funes Mori, Arturo Vidal, Aleñá, Sergi Roberto, Messi, Luis Suárez y Cáceres.
Goles:
0-1: min. 12, Coutinho. 0-2: min. 16, Malcom. 1-2: min. 23, Chukwueze. 2-2: min. 49, Ekambi. 3-2: min. 62, Iborra. 4-2: min. 80, Bacca. 4-3: min. 90, Messi. 4-4: min. 94, Luis Suárez.
Incidencias:
Estadio de La Cerámica. 20.000 espectadores.

Es de agradecer, en un martes furtivo de fútbol, el juego visto sobre el verde del estadio castellonense. Fue un partido vibrante, sin tregua, de principio a fin. Inspirados unos y otros en la búsqueda de la portería contraria, como si defender fuese secundario.

El Barcelona firmó uno de los primeros 15 minutos más brillantes que se le recuerdan en el campeonato con una efectividad apabullante. Mientras Ter Stegen salvaba las acometidas de los locales, incesantes desde el pitido inicial, Asenjo sacaba el balón del fondo de las redes en dos ocasiones en apenas un cuarto de hora. Malcom se erigía en protagonista ante la ausencia de Messi y asistía primero a Coutinho y marcaba después de cabeza para adelantar a los suyos.

Más información

Lejos de cundir en el desánimo, el equipo de Calleja siguió buscando la portería de Ter Stegen que sacó tantas ocasiones claras como galopadas dio Samu Chukwueze. El nigeriano era un auténtico martillo pilón para la zaga azulgrana hasta que logró sacar petróleo en una doble ocasión ante el meta alemán y devolver a los suyos al partido. Esta claro que ante otro portero, el jovencísimo atacante del Villarreal habría cerrado un triplete anotador antes de que ambos equipos tomarán aire en el descanso. El meta alemán se hace gigante en el uno contra uno y en la noche de Villarreal dejó sobradas muestras de ello aunque erraba gravemente en el empate de los locales.

No hubo tregua tras el asueto y Ekambi colocaba las tablas a los pocos minutos de la reanudación, sacando tajada de un paso en falso de Ter Stegen. El Villarreal se inyectaba una buena dosis de autoestima mientras que al Barcelona le tocaba reinventarse para no echar por tierra la ventaja acumulada.

En esa búsqueda, Valverde dio entrada a Leo Messi que sentaba a un Coutinho que sigue sin encontrar su sitio en el Barcelona y lo que se encontró a los pocos segundos es que el Villarreal le daba la vuelta al choque con un gol de Iborra. Otra vez le ganaban la espalda a la zaga azulgrana y el conjunto castellonense se ponía por vez primera por delante en el marcador.

Pero la locura se desataría con el 4-2 de Bacca con un Barcelona que parecía sentenciado. Un Villarreal al borde del abismo del descenso se relamía, pero Álvaro cometía una torpeza brutal y era expulsado. Fue un resorte para los azulgrana que cercaron la portería de Sergio Asenjo al que golearon por dos veces para lograr un punto que sabe a victoria.

Messi volvía a abrir el tarro de las esencias con otro golazo de falta y alzó la voz a los suyos para recordarles que el empate era posible. Atenazado el Villarreal, el cuarto llegaría de la botas de un Luis Suárez que por fin fue decisivo para los suyos. Nunca es tarde.