Suiza, un bloque complicado de superar

Granit Xhaka pone la calidad./Reuters
Granit Xhaka pone la calidad. / Reuters

Vladimir Petkovic ha armado un equipo muy sólido, con futbolistas de experiencia y donde Shaquiri y Xhaka ponen las gotas de calidad

IGOR BARCIA

Por si había alguna duda sobre su estilo de juego, Suiza lo dejó claro en el partido preparatorio frente a España en Villarreal. La primera evidencia. Es un equipo incómodo para cualquiera. Aquella selección que quiera ganar a los helvéticos en el Mundial deberá armarse de paciencia y buscar las grietas en su armazón. Y no resulta sencillo. Lo sufrió España y también sus rivales en la fase de clasificación, donde la campeona de Europa Portugal tuvo que sufrir hasta el último partido para ganar a Suiza y clasificarse. Los helvéticos tuvieron que ir a la repesca, donde no dieron opción a Irlanda del Norte.

La actual Suiza es obra de Vladimir Petkovic, técnico bosnio que ha hecho la mayor parte de su carrera en el país, en clubes como el Bellinzona, Lugano o Young Boys, con una salida a Italia para entrenar al Lazio. Fue tras su aventura en el Calcio cuando se le reclutó para hacerse cargo de la selección con la complicada misión de sustituir a Ottmar Hitzfeld. Con él en el cargo, Suiza vivió una época de crecimiento, en especial en los Mundiales, con presencia en el de 2010 y 2014, donde cayó en octavos frente a Argentina.

Tras su despedida, Petkovic trazó una línea continuista, aunque dotándole de aspectos propios. Pero en líneas generales, Suiza sigue siendo un bloque, un equipo, donde todos trabajan y donde sus estrellas son los que aportan las pinceladas de color en forma de acciones individuales. Son los casos de Shaquiri y Xhaka, los futbolistas más talentosos de la selección helvética.

El primero siempre ha sido la referencia suiza desde que irrumpió en el panorama internacional. El futbolista nacido en Kosovo brilló en el Basilea, lo que le abrió las puertas de todo un grande como el Bayern. Pero en el gigante bávaro su estrella comenzó a declinar, y en 2015 fue cedido al Inter, donde tampoco cuajó grandes números, por lo que el Bayern le abrió las puertas y Shaquiri marchó rumbo a la Premier. En las tres últimas temporadas ha jugado en el Stoke City, cuyo descenso le deja con su futuro en el aire. Un buen Mundial sería un escaparate en el que revalorizarse.

En el caso de Granit Xhaka, a sus 25 años se ha convertido en la referencia del juego suizo. El centrocampista nacido en Basilea pasó primero por la Bundesliga antes de llegar al Arsenal de Arsene Wenger, donde ha seguido su crecimiento como jugador. Aunque este es su segundo Mundial, será el primero donde tiene los galones de estrella.

Pero además de ellos, Petkovic cuenta con un grupo de enorme experiencia. 16 jugadores saben lo que es jugar en la Bundesliga, mientras cinco compiten a día de hoy en el Calcio y dos en la Premier. De hecho, solo hay uno, el defensa Michael Lang, que milita en la Superliga suiza en las filas del Basilea. Así que mucha atención con esta selección multicultural donde 16 futbolistas no han nacido en Suiza.

Más información

Temas

Suiza

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos