Copa Libertadores

River, de la gloria eterna, directo a Abu Dabi para el Mundialito

Aficionados de River celebran la Libertadores en Buenos Aires. /Reuters
Aficionados de River celebran la Libertadores en Buenos Aires. / Reuters

Las celebraciones también se saldan con éxito en Madrid, frente a los 24 detenidos y cuatro policías heridos en Buenos Aires

AMADOR GÓMEZMadrid

Después de disfrutar de la gloria eterna en Madrid con la conquista de la Copa Libertadores, River Plate viajará este martes con destino a Abu Dabi, donde se estrenará en el Mundial de Clubes el día 18 y es favorito, junto al Real Madrid, para disputar el 22 la final del torneo contra el equipo blanco. Mientras el Real Madrid debutará en semifinales el martes de la próxima semana contra el vencedor del partido entre el Kashima Antlers japonés y el Chivas de Guadalajara mexicano, River luchará por el pase a la final del Mundialito frente al Esperance tunecino, el Al Ain de Abu Dabi o el Wellington neozelandés. El campeón de Europa y el de América se encaminan pues hacia el encuentro decisivo del Mundial de clubes, después de una histórica final de la Libertadores con muy poco fútbol pero con emoción máxima en la segunda parte de la prórroga y éxito rotundo de seguridad en Madrid, en contraposición con los incidentes registrados en Buenos Aires, saldados con 24 detenidos y cuatro policías heridos.

La violencia volvió a estallar en el centro de la capital argentina cuando, durante los festejos por el cuarto título de la Libertadores de River radicales del equipo 'millonario' comenzaron a arrojar piedras, botellas y otros objetos a la policía y los agentes respondieron con pelotas de goma y gases lacrimógenos. En la zona del Obelisco de Buenos Aires, donde tradicionalmente celebra sus conquistas, no sólo River, sino también Boca, se dieron cita cerca de 20.000 aficionados, hasta que la celebración fue empañada por ultras que empezaron a atacar a las fuerzas del orden. Centenares de hinchas de River también celebraron la Libertadores al norte de la capital porteña, cerca del Monumental, donde debía haberse disputado la vuelta de la final que fue trasladada al Santiago Bernabéu. Por delitos de robo, daños y resistencia y agresiones a la autoridad fueron detenidos dos docenas de radicales durante la madrugada del lunes en Buenos Aires, mientras que los cuatro policías heridos necesitaron asistencia por cortes en las rodillas, traumatismo con hundimiento de pómulo y heridas cortantes en las piernas.

 

Fotos

Vídeos