Instalaciones deportivas

Sicilia: «Queremos que se nos trate con la misma proporcionalidad que al San Pablo o al Burgos»

Imagen de Iñaki Sicilia en la sede de BURGOSconecta/Aythami Pérez
Imagen de Iñaki Sicilia en la sede de BURGOSconecta / Aythami Pérez

El presidente del Aparejadores Rugby repasa la actualidad del club antes del debut en su segunda temporada en la máxima categoría nacional

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

El UBU Colina Clinic vuelve a los terrenos de juego este mismo domingo, fuera de casa, contra el Ordizia a las 12:00 horas. Lo hace por todo lo alto con grandes refuerzos en plantilla, cambios en el cuadro técnico que ayuden a dar «un paso más» y con aproximadamente 550.000 euros de presupuesto. Lo que no ha cambiado es la persona que sigue en el escalón más alto de la directiva, su presidente, Iñaki Sicilia.

Fiándonos de sus palabras, el UBU Colina Clinic viene dispuesto a darnos grandes momentos esta temporada. Y es que parecen dispuestos a repetir la gran gesta del año pasado, la disputa del playoff.

La pasada temporada fue un experimento en División de Honor, este año el UBU Colina Clinic ya sabe a lo que se enfrenta. ¿Cómo se plantea la segunda campaña al máximo nivel nacional?

Se plantea como el año de la consolidación, lo tenemos difícil porque no es mantenerse, es volver a repetir el resultado del año pasado. Es verdad que nos hemos reforzado con mejores jugadores, pero los demás también porque es una liga que está creciendo mucho y hay codazos por quedarse. Estamos en un punto de inflexión hacia un futuro más profesional, es un reto enorme, más presupuesto, más complicaciones, pero es la manera de quedarse ahí.

¿Impone la quinta posición del año pasado?

Deportivamente no estoy muy preocupado, sé que tenemos buenos entrenadores y jugadores. Hay mucha gente trabajando en eso y manteniendo el nivel del equipo que tenemos y estará ahí. ¿Qué lo conseguimos? Perfecto ¿Qué no? No hay que perder nunca la perspectiva de dónde venimos, en cuánto tiempo hemos llegado aquí y que nos queda mucho por recorrer. Hay equipos que nos llevan décadas de ventaja y los hemos cogido muy rápido, pero somos un equipo muy joven. Cumplimos 50 años en 2020, tiene que ser un año bueno.

A unos días de comenzar la Liga, tras la pretemporada ¿Cuáles son las expectativas?

Nos gustaría volver a entrar en los playoffs, y si podemos dar un paso más y ganar un playoff, entrar en una semifinal por el título, ese es un poco el objetivo principal y sobre todo, consolidar un segundo equipo en la Liga Nacional que será muy complejo porque somos un equipo que ha subido de Segunda Regional. La Copa del Rey se nos complica porque tenemos un rival muy complicado, nos toca la Santboinana que cumple 100 años y El Salvador.

Se han hecho grandes refuerzos sobre el campo. Este ha sido un primer paso para hacer una gran campaña

Claro. Tienes que reponer porque hay jugadores que acaban su ciclo. Ha habido muchos cambios, pero si quieres competir tiene que ser así, hay jugadores que te valen un año, pero al siguiente no.

Ha habido cambios sobre el campo, pero también en el cuerpo técnico. ¿Sorprendió la salida de Álvaro González?

A nosotros no. Nos hubiese gustado que se hubiese quedado en el staff, pero el rol debía cambiar porque tocaba cambiar. David que es el director deportivo, es el principal entrenador, lo ha sido siempre, pero la labor de Álvaro ha sido espectacular, ha sido muy buena. Es un tío de casa que ha trabajado muy duro y por amor al club. Pero necesitábamos un cambio lo estaba demandando la plantilla, el club y lo estaba demandando David. Se le ofreció otra alternativa y él dijo que no. Todo es una evolución. Algún día llegará alguien y me quitará a mí, tiene que pasar la gente, pero no el club.

«Estamos en un punto de inflexión hacia un futuro más profesional, es un reto enorme» Iñaki sicilia

La salida Álvaro estuvo condicionada por la llegada de Juan González ¿Cuál es el plus que ofrece?

Es tener un entrenador profesional, que da todo su tiempo al club y que trabaja muy duro. Es impresionante como está todo el día pensando... analizando... es una pasada. Cuando se empezó a decir en los mentideros que íbamos a traer a Juan a mí me llamó algún presidente de División de Honor y me dijo que con eso cerrábamos el círculo, que dábamos el paso ya real que necesitábamos. No solo en el primer equipo, trae justo ese punto para desarrollar una academia donde los jugadores promesas que puedan tener futuro en el rugby tengan un seguimiento para formarlos y darles ese plus de entrenamiento y capacitación para que el día de mañana podamos tener jugadores de casa en la primera plantillas. Y además, todo el trabajo de formación de entrenadores y sistemas de juego. Nosotros tenemos que cambiar, antes hacíamos equipos que jugaban bien, pero ahora necesitamos jugadores a los que marquemos qué necesitamos el día de mañana para que juegue en cualquier sistema. Y por supuesto, Juan siendo seleccionador nacional del femenino uno de los objetivos que tiene es, no a corto plazo, sacar un equipo promoción de liga femenina sénior con jóvenes y promocionar el rugby 7.

Es también una apuesta los equipos de base. ¿Cómo se presenta esta temporada para el resto de equipos?

El objetivo es que los jugadores de sub-23 puedan tener unos entrenamientos lo suficientemente buenos y conozcan el sistema del primer para que el día que te llamen puedas encajar perfectamente. El día que tengamos eso y un buen equipo B eso querrá decir que estamos trabajando bien. Un equipo B que se nutra de jugadores de casa y los descartes del primer equipo.

Parece que el rugby está empeando a ser un deporte demandado entre los más pequeños. ¿Habéis notado un boom en la escuela?

Llevamos un 20% de crecimiento anual de fichas. Tenemos casi cuatro equipos de sub 6 e inscribiremos en competición a dos equipos de cada categoría. Estamos creciendo y queremos seguir creciendo. Tenemos 200 jugadores de casa más las 70 fichas de sénior, me gustaría tener 250 pero no tenemos campo. No podemos crecer más.

El club no para de crecer y seguro que requiere mayor dedicación por parte de todos los que forman parte de él. A nivel personal, asume la presidencia del Aparejadores, recientemente ha entrado en la política de forma activa de la mano de Vox y es vicepresidente del Consejo de Deportes. Además de su empresa. ¿Cómo compagina todos sus cargos?

Es complicado, no tengo tiempo, he dejado hasta el golf. A mi empresa no le hago el caso que debería. El rugby me lleva el 70% de mi tiempo laboral y el 100% de mi tiempo libre. Pero con la gente que tengo al lado, la empresa va bien. El rugby es una pasión no mi negocio. Pero a mí me cambió la vida me enriqueció mucho, te podías partirte la cara por un compañero tuyo. Igual que lo que me pasó con lo de Vox, los que más me han defendido son quienes más me conocen y son de izquierdas, porque nosotros estamos por encima de eso. Generas un vínculo tan estrecho que al final tenemos una máxima. Los veteranos debemos devolver al club todo lo que el club nos ha dado cuando éramos jóvenes. Y la parte de la política fue así, yo siempre decía que todo el mundo puede cambiar las cosas si no está conforme, en política puede entrar cualquiera. Siempre decía a la gente que las cosas no se cambian en un bar, hay que trabajar por los objetivos que quieras. Yo pertenecía a Vox y me dijeron que si me quería presentar y yo dije que si era lo que necesitaban que estaba encantado, que si era lo que necesitaban estaba a disposición del partido. No podía decir que no por convicciones. No pude decir que no. Es una carga más, es complicado, pero estoy muy cómodo creo que todo lo que podamos ayudar desde la sociedad a mejorar nuestro entorno, deberíamos hacerlo más.

AIA

¿Cree que le ha perjudicado tu entrada en la política?

Con mi empresa, no

¿Y con el rugby?

Yo creo que tampoco, puedo tener alguna sospecha por ahí, pero creo que tampoco. Con Daniel de la Rosa me llevo muy bien y Levi es mi amigo, le dije siempre que siempre le haría una oposición leal porque es mi amigo. Es como cuando éramos presidente y vicepresidente, se puede discutir porque hay una manera diferente de ver las cosas.

¿Sigue la misma filosofía en política que en el rugby?

Sí, no tiene que ver que haya una rivalidad deportiva o política para que haya colaboración y respeto. Yo defenderé mis ideas o mis preceptos respetando los principios democráticos. Patrocinadores tenemos igual o más que antes, nunca he mezclado. Nunca se ha visto que en un acto del club yo hay hecho un guiño a Vox ni a nada.

«Mi entrada en la política no me ha perjudicado con mi empresa y con el rugby creo que tampoco» iñaki sicilia

Volviendo a lo estrictamente deportivo. Han puesto toda la carne en el asador para confeccionar una plantilla competitiva y han hecho cambios en el cuadro técnico. El UBU Colina Clinic no puede poner más de su parte para seguir en ascenso, pero quizás lo que sí tiene margen de mejora es San Amaro. Tras la buena grada y los baños que ya están en marcha ¿Qué más habría que modificar en el campo?

En San Amaro con la gran presión que tiene de fútbol nos faltan horas. Y además las estamos pagando más caras que el fútbol, esa es una discriminación que se debe corregir. Lo he dicho por activa, por pasiva y lo voy a tener que poner por escrito. No puede ser que una cantera de fútbol pague menos que una de rugby por la misma instalación. He pedido que se corrija y espero que sea cuanto antes, porque ahí sí me voy a poner serio. No se puede discriminar así y menos en el campo de rugby, en el único campo de rugby. Solo hay un campo, nosotros y las Pingüinas tenemos los suficientes jugadores y necesidades como para cubrir un gran número de horas. Y con todos los campos de fútbol que hay tenemos que tener nosotros una presión enorme. Que nos dejen a nosotros ese campo. Si luego quiere jugar el Bupolsa, perfecto, que el Real Burgos lo necesita de vez en cuando, sin problema, pero no puede ser que todos vayan a entrenar ahí. Nos está capando el crecimiento. Necesitamos que nos traten con la misma proporcionalidad que al San Pablo o el Burgos, que los equipos que tienen el mismo nivel. El San Pablo tiene un estadio para ellos con gente que les ayuda, el Burgos CF tiene un estadio del que dispone en exclusiva, que ahora está el tema del convenio y yo tengo que compartir con todo el mundo cuando soy probablemente por clasificación el mejor de los tres. Es verdad, 9.000, 5.000 y 1.000 socios. Cada uno tiene que saber dónde está, yo tengo mil socios pero quizás mediáticamente fuera de la ciudad somos más potentes que el Burgos CF. Pero yo no compito contra ellos, para mí son amigos y estoy orgulloso de que los equipos burgaleses estén a ese nivel. Para mí es una satisfacción como deportista. Quiero que me traten con la misma proporcionalidad en cuanto a disponibilidad del estadio.

La disponibilidad es el principal de los problemas que se les presentan. Pero, ¿cómo podría dar San Amaro un salto cualitativo para ajustarse a las necesidades de un club de División de Honor?

Necesita una plataforma en condiciones. Tenemos una que la paga el Aparejadores para el streaming. El rugby se mira desde las alturas y si queremos hacer de San Amaro un estadio en condiciones que sirva incluso para fútbol, necesitamos una torre donde arriba puedan estar las cámaras y los entrenadores bajo techo. También necesitamos que se haga más grada y que sea cubierta. La que tenemos ya se ha quedado pequeña. Sería necesario un sitio para poner un bar en condiciones, una mejora de los vestuarios y en la iluminación, pues a veces no se hace toda la que se debería.

¿Se plantea pedir una cesión como la del Burgos CF en El Plantío?

Ya la he pedido, no oficialmente pero si públicamente. He pedido que se valorase si ese campo podía estar gestionado por Aparejadores, pero no en exclusiva, hay un equipo femenino de rugby en la ciudad de Burgos que seguiría jugando ahí exactamente igual. La idea sería gestionar mejor las cosas y me daría el plus de seguir creciendo como club. Pero esto es un club social, no me puedo poner a invertir lo que no generamos pero sí puedes hacerte cargo del mantenimiento. Sé que es difícil.