GP de Abu Dabi

Las últimas 24 horas de Fernando Alonso como piloto de F1

Fernando Alonso saludando a la grada tras el GP de Abu Dabi/EFE
Fernando Alonso saludando a la grada tras el GP de Abu Dabi / EFE

Entre la clasificación del sábado y la carrera del domingo, vivió un homenaje oficial, una reunión, una barbacoa y muchas llamadas especiales

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

 Decía Fernando Alonso minutos después de acabar su etapa en Fórmula 1 que este fin de semana había sido el más intenso de su vida en las carreras. Prácticamente no le dio tiempo a respirar, a relajarse y a asumir que estaba ante su retirada.

Liberty Media, los dueños de la Fórmula 1, no dejaron nada al azar. Lo que otras veces era cosa de los equipos, de los propios pilotos o incluso ni se hacía, se convirtió en un fin de semana de homenaje constante, en el que Fernando Alonso recibió el cariño y el calor de una competición en la que marcó una época, tanto de manera pública como privada. ¿Le habrán cansado más estas frenéticas 24 horas o las que vivió en Le Mans al volante o en el box de Toyota?

Nada más acabar la clasificación del GP de Abu Dabi, Alonso se fue a la reunión de ingenieros. Hasta ahí, todo normal. Sin embargo, en cuanto salió de la zona de McLaren, le tenían guardada una sorpresa. En la sala de pilotos del circuito de Yas Marina, decorada con imágenes suyas y llena de la palabra que más ha escuchado este fin de semana, 'gracias', Alonso fue felicitado por todos y cada uno de los pilotos del paddock: desde sus amigos (Sainz), pasando por sus antiguos rivales (Hamilton, Vettel) o sus nuevos enemigos (Magnussen). Todos y cada uno, además del presidente de la GPDA (la asociación de pilotos) Alex Wurz, a quien conoce bien no sólo por su paso por la Fórmula 1, sino también porque forma parte de Toyota en el WEC, le reconocieron sus méritos y le pusieron en un pedestal, como demostró la foto de familia que se hicieron después.

El equipo de Fernando Alonso dando las gracias al piloto español en Abu Dabi
El equipo de Fernando Alonso dando las gracias al piloto español en Abu Dabi / AFP

Nada más acabar esta reunión, le tocó irse a cenar. Pero no fue una cena normal, sino una barbacoa en la que los miembros del equipo McLaren brindaron por el final de una difícil temporada, y para desearle suerte al propio Alonso. Sin excesos, porque al día siguiente había que correr, disfrutaron de una noche de relajación antes de volver a ponerse manos a la obra para preparar la carrera del domingo.

Entre medias, Alonso pudo pasarse por el escenario donde la Fórmula 1 le hizo otro homenaje. Esta vez el tono de humor no faltó. La ya famosa hamaca del asturiano en la que se sentó tras romper por enésima vez el McLaren en 2015 estaba presente, y desde ahí Alonso se dejó fotografiar antes de comentar y repetir el mismo discurso de todo el fin de semana: que esto no es un adiós, es un hasta luego, pero que de momento no tiene prisa por volver.

El teléfono echando humo

Fernando Alonso no puede viajar solo si no es acompañado por sus dos hombres de confianza. Y este fin de semana, más. Los padres del piloto, sus sobrinas y su hermana viajaron a Yas Marina para estar su lado, uniéndose al séquito que forman normalmente Luis García Abad, su representante, y 'Galle', su amigo de toda la vida.

García Abad, que además de representante ejerce de hombre para todo para Alonso, tuvo que cargar varias veces su móvil y el de Alonso. Periodistas de todo el mundo querían preguntarle, no sólo al piloto sino a él mismo, que cómo estaban viviendo las últimas horas en la Fórmula 1. Lo decía Alonso después de la carrera de este domingo: «No sé cuántos mensajes tendré en el móvil, porque cada vez que me sentaba sonaba la puerta y tenía que irme». Entre esas llamadas y mensajes no faltaron las de viejos amigos de las carreras, como Mark Webber, y entre las visitas la de Su Majestad Don Juan Carlos, que siempre ha acompañado al bicampeón español desde que debutó en Fórmula 1. Además de él, la presencia de la infanta Cristina tampoco pasó desapercibida para nadie.

Antiguos compañeros en Renault y en Ferrari, ahora desperdigados por el paddock o en esos mismos equipos, también fueron a saludarle. Y todo esto antes de que la carrera que puso el cierre a una exitosa era en la Fórmula 1 pusiera su broche final.

Hamilton felicitando a Alonso una vez terminado el GP de Abu Dabi
Hamilton felicitando a Alonso una vez terminado el GP de Abu Dabi / EFE

Alonso, después de bajarse del monoplaza y tras beber un poco de champán y festejar con los suyos en McLaren, colgaba un vídeo en el que agradecía las muestras de cariño. Pero también recordaba que, aunque lo parezca, Alonso no deja el deporte. Se va de la Fórmula 1, pero queda el WEC y las 500 Millas de Indianápolis, que volverá a asaltar en mayo. Quizá, entonces, lo mejor que estaba por llegar, por fin, llegue.

Más información

 

Fotos

Vídeos