GP Cataluña

Pedrosa mantiene la incógnita sobre su futuro

Pedrosa, durante un Gran Premio./EFE
Pedrosa, durante un Gran Premio. / EFE

No hubo decisión de Pedrosa. El futuro del piloto de Honda marcó el previo del Gran Premio de Cataluña, en el primer día en el que Lorenzo habló por primera vez de su futuro como compañero de Márquez.

BORJA GONZÁLEZBarcelona

«La verdad es que me hubiera gustado poder decir algo aquí, esa era mi intención y supongo que por eso la expectación tan alta que he visto, más que ganar una carrera, pero desafortunadamente no están las cosas tan claras y necesito más tiempo para tomar la decisión correcta». Así comenzó su charla con la prensa Dani Pedrosa, el que tenía que haber sido el hombre del día. Porque todo estaba predispuesto para que el piloto catalán cerrase el círculo de MotoGP –tras los muchos anuncios de fichajes de los pilotos top de la categoría, el más sonoro el de Jorge Lorenzo por el Repsol Honda para 2019 como compañero de Marc Márquez- comunicando cuál va ser su futuro, un futuro con pocas vías: una, terminar en esa estructura Yamaha aún por definir en la que se había colocado a Lorenzo antes de la bomba Honda; dos, retirarse. Y el entorno de la rueda de prensa, el hospitality de su actual equipo, más la importancia que el organizador del Mundial, Dorna le había dado, con retransmisión en directo, invitaba a pensar en esta segunda opción. Pero no. No hubo anuncio, un poco al estilo del famoso vídeo de Antonie Griezmann. «¡Yo lo he dicho! Antes de la rueda de prensa digo: '¿Qué, te cascas un Griezmann o qué harás?», comentó una hora después entre risas Marc Márquez, el todavía compañero de Pedrosa.

Más información

«Las cosas no están definidas como para tomar una decisión, pero me hubiera gustado que fuese así para poder estar con la mente más despejada. En Mugello fue difícil, no sólo por lo técnico, también en este sentido y la verdad es que espero gestionarlo mejor que entonces por ser el gran premio de casa. Me sabe mal tanto lío para tan poca chicha pero hoy están así las cosas y en los próximos días, tras el gran premio, espero que pueda tener un poco más de información». Un gatillazo periodístico en toda regla ante una sala completamente abarrotada a la espera de las noticias de un piloto que lleva desde 2006 en la misma estructura y al que costará verle con otros colores, o no verle sobre una MotoGP. «Lo he notado, que había mucha expectación. Pero sin más, simplemente no lo encajo, entiendo que si hay una conferencia de prensa programada entiendo que se pueda pensar eso, pero también que se puedan pensar otras cosas. Pensaba que era mejor decir algo pero las cosas cambian».

Pasado el momento Pedrosa, el foco volvió a colocarse en los que sí han decidido ya su futuro en los últimos días, tanto en Danilo Petrucci, el que será nuevo compañero de Andrea Dovizioso en Ducati fábrica, como en Joan Mir, que confirmó esta misma semana que estará en Suzuki al lado de Alex Rins. «Básicamente me he guiado por lo que me ha dicho mi corazón ya que había más opciones pero en Suzuki me he sentido más apoyado, han apostado más por mí y me he sentido más querido por el trato que me han dado y por eso mi corazón ha decidido que me fuese ahí; y creo que estoy convencido de que no estoy equivocado ya que creo que todos saben cómo es la fábrica y creo que están haciendo unos resultados muy buenos y que el proyecto que hay es muy bonito y me gustaría continuar con ellos en el futuro», explicó el balear, aunque fue otro mallorquín el que acaparó más atención: Jorge Lorenzo. Sin poder hablar mucho de su futuro, por el contrato que aún le vincula a su actual marca, el ganador en Mugello se mostró sereno y convencido con una decisión sorprendente hasta el último día. «Hubiera dicho que era algo sorprendente, pero si una persona podía hacer algo así era Alberto Puig», explicó respecto a la decisión de Puig, con el que vivió un agrio enfrentamiento cuando este representaba a Pedrosa y los dos pilotos competían en 250cc. «Tengo esa sensación. Yo tuve el valor de llamarle y hablar con el corazón, de piloto a piloto, y demostrarle y transmitirle la gran motivación que tenía por ser competitivo en el futuro en MotoGP».

Todo esto en el previo del arranque de la séptima prueba del calendario, la segunda carrera de casa, a la que Márquez llega con 23 puntos de ventaja sobre Valentino Rossi, después de la caída en Mugello. Un fin de semana en el que los pilotos disfrutarán del nuevo asfalto del Circuito de Barcelona-Catalunya, con la información previa que sacaron del test posterior a la carrera de Francia. Un escenario en el que Dovizioso sumó un segundo consecutivo, algo que quiere repetir Lorenzo con Ducati.

 

Fotos

Vídeos