Santolino se doctora en el Dakar

El piloto español Lorenzo Santolino conduce su moto. /Efe
El piloto español Lorenzo Santolino conduce su moto. / Efe

El joven salmantino acaba cuarto, pese a entrar tercero en meta, y se confirma como el mejor español en motos

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lo venía haciendo muy bien, pero en la quinta etapa del Dakar 2019 se ha confirmado como el gran descubrimiento español en esta edición del rally. El salmantino Lorenzo Santolino cuajó una magnífica actuación, que le llevó a ser tercero durante unos minutos en la clasificación final del día. Sólo la normativa, que premió la deportividad de Sam Sunderland, vencedor de la etapa, le privó de saborear un podio en su primera participación en el raid más duro del mundo. Santolino acabó cuarto y no sólo se asegura ser el mejor español en la general de motos en el ecuador del Dakar, sino que atestigua un futuro muy prometedor para el piloto de Sherco.

Tanto en motos como en coches, la igualdad fue máxima. Las playas de regreso a Arequipa dejaron escenas memorables, dignas de 'highlights' de este Dakar, pero también una emoción que no se resolvió hasta los instantes finales. También fue un día con bajas importantes, como la del portugués Paulo Gonçalves, que fue ayudado por Sunderland, del italiano Nicola Dutto, el paraplégico que competía en motos ayudado por los españoles Pablo Toral y Julián Villarrubia, o de la española Sara García, que se quedó atascada en el 'fesh-fesh' de la jornada anterior y no pudo tomar la salida en Moquegua.

En coches, la victoria fue para Sebastien Loeb, que se impuso al líder Nasser Al Attiyah y a un Nani Roma empeñado en no bajarse del podio, en su estrategia de mantener la regularidad por encima de grandes sobresaltos para esperar el momento de atacar.

Aunque este año, de momento, la climatología está respetando a los corredores, la niebla sí hizo su acto de presencia y obligó a que la salida de todos se tomará con varias horas de retraso.

Sunderland gana por su ejemplo de deportividad

El Dakar no es una competición cualquiera. Su componente aventurero y el riesgo intrínseco que atañe, sea cual sea su escenario, hace que los competidores se tomen la solidaridad entre ellos no sólo como una posibilidad, sino como una obligación. Por ello, desde hace años, se toma muy en cuenta que los corredores se detengan y sacrifiquen su etapa para ayudar a otros.

Es lo que ocurrión con el británico Sam Sunderland. El piloto de KTM no dudó en detenerse a ayudar a uno de sus principales rivales, el portugués Paulo Gonçalves, que sufrió un aparatoso accidente en el kilómetro 155 de la especial. El golpe del corredor de Honda fue razonablemente serio, y fue evacuado en helicóptero con un pequeño traumatismo craneal y fractura de la mano derecha.

Sunderland se quedó con él hasta comprobar que estaba bien a la espera de que se lo llevasen las asistencias, pero esos diez minutos que perdió le impidieron pelear hasta el final por la victoria. Xavier de Soultrait entró primero en la meta del día, seguido muy de cerca por Matthias Walkner (sólo 9 segundos) y por el heroico Lorenzo Santolino. No obstante, la organización tomó cuenta de la actitud de Sunderland con su rival y pese a que había entrado 14º a más de 7 minutos, le devolvieron esos 10 perdidos y se proclamó, finalmente, campeón de la jornada.

Pese a que no logró el podio, Santolino se confirmó como el mejor español en la general, por delante incluso de Oriol Mena (que fue el mejor 'rookie' de 2018). El castellanoleonés de sólo 21 años llega al ecuador de su primer Dakar en 11ª posición y con el 'top 10' a poco más de diez minutos.

Nani Roma, un martillo

Si en el Dakar se diera un maillot a la regularidad, este año tendría muchas papeletas Nani Roma. El catalán acabó tercero en la difícil quinta etapa, que se acabó resolviendo en el sprint final tras la zona neutralizada de la primera etapa del día.

Los poco menos de 136 kilómetros finales sirvieron no sólo para que Sebastien Loeb confirmase su victoria (pese a que horas antes su copiloto, Daniel Elena, había amenazado con que se iban a ir del Dakar por los continuos fallos en el 'roadbook'), sino también para señalar a Roma como la mosca detrás de la oreja que van a tener Nasser Al Attiyah, que fue segundo del día y sostiene el liderato de la general pese a ceder 10 minutos con Loeb, y Stepháne Peterhansel. Roma está ahora a 34 minutos de Al Attiyah, pero a sólo 10 del francés, que además es su compañero en el X-Raid.

Carlos Sainz se quedó más lejos de lo esperado, después de incluso empezar el día como líder de la etapa. Después de los primeros tres pasos de control, perdió algo más de media hora en el kilómetro 200 de la especial. El 'Matador' entró lejos de la victoria, pero demostró que aún tiene mucho que decir en este Dakar en el que ya no tiene ninguna opción de conseguir la victoria.

Este sábado, primera, única y merecida jornada de descanso para los competidores del Dakar antes de afrontar a partir del domingo el regreso a Lima, con todo por decidir.

 

Fotos

Vídeos