Los impagos de créditos, en su menor nivel desde que comenzó la crisis hace 10 años

Varias entidades financieras en una calle de Madrid./Óscar Chamorro
Varias entidades financieras en una calle de Madrid. / Óscar Chamorro

La caída de los tipos de interés a mínimos históricos y la recuperación de las familias permiten reducir la morosidad bancaria

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El abono a tiempo de las cuotas de los préstamos bancarios sigue recorriendo un camino cada vez más favorable para las familias, evitando los problemas derivados de los impagos, como los desahucios hipotecarios. La morosidad continúa apartándose poco a poco de la actualidad y de las preocupaciones del sector financiero después de que en julio el ratio de créditos impagados haya vuelto a descender hasta un nivel que no veía desde hace prácticamente una década.

En concreto, el porcentaje de impagos crediticios se situó en el séptimo mes del año en el 5,23% sobre el volumen completo de préstamos en vigor (hipotecas, pero también créditos al consumo o líneas de financiación personal, entre otros). Se trata del nivel más bajo registrado por el Banco de España desde diciembre de 2009. En aquel momento la crisis económica ya mostraba su peor imagen en forma de desempleo y recesión económica.

Desde que en 2013 alcanzara el máximo del 13,6%, los impagos se han reducido más de la mitad

Este tipo de impagos alcanzó en julio un volumen de 63.000 millones de euros desde los 65.068 millones del mes anterior, la cantidad más baja desde diciembre de 2008. Al ponerlos en relación con el crédito total concedido resulta esa ratio algo superior al 5% al acumularse un flujo de 1,204 billones de euros en todo tipo de préstamos frente a los 1,21 billones del mes de junio. Es decir, desciende de forma más acelerada el volumen de créditos morosos que el conjunto de la deuda de las familias y empresas, a pesar de las operaciones de amortización que realizan habitualmente para quitarse lastre financiero de encima.

En comparación con el mismo mes de 2018, la morosidad del sector había mejorado en más de un punto porcentual (en concreto, 1,12), ya que entonces se encontraba en el 6,35%, con un volumen de créditos de 1,217 billones y un saldo de impagados de 77.333 millones. A finales de ese ejercicio, la ratio se encontraba en el 5,81%.

Compras más pequeñas

Por tipos de entidades, la mora conjunta de bancos, cajas y cooperativas retrocedió en julio hasta el 5,21%, un nivel que no se conocía desde enero de 2010. Si se compara con el dato de un año antes, los impagos descendieron en 1,16 puntos, desde el 6,37% previo.

En cuanto a los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), especialistas en financiar grandes bienes de consumo, la morosidad se mantuvo en julio en el 5,60%, con un saldo crediticio de 48.413 millones y un volumen de dudosos de 2.711 millones. De esta forma se aleja de su máximo histórico, del 13,6%, registrado en diciembre de 2013.

La combinación de unos tipos de interés anclados en mínimos desde hace cuatro años y una mejoría de la situación económica han permitido reducir drásticamente la morosidad bancaria. En el caso del euríbor, se encuentra en terreno negativo desde el mes de febrero de 2016, lo que ha provocado la reducción de numerosas cuotas hipotecarias -las que están vinculadas a ese indicador interbancario- de forma paulatina. Además, desde que en julio de 2012 el presidente del BCE, Mario Draghi, apuntara que haría «todo lo necesario» para salvar al euro, el índice, que por entonces cotizaba en el 1%, descendió vertiginosamente hasta el 0% y después a negativo.

En todos estos años, el nivel de desempleo también ha evolucionado favorablemente para las familias desde la cota del 25,7% registrada en 2013 hasta la del 14% con la que cerró el segundo trimestre de este mismo año.