Santander rebaja en medio millar de empleados, hasta 3.223, las salidas definitivas del ERE

Oficinas del Santander y el Popular. /R. C.
Oficinas del Santander y el Popular. / R. C.

El banco alcanza un preacuerdo con los sindicatos en el que mejora las prejubilaciones a partir de los 59 años con un 80% del sueldo

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) del Banco Santander ha superado las negociaciones al alcanzar un pre-acuerdo entre la entidad y los sindicatos que, a falta de determinar la redacción de los últimos flecos, implicará menos salidas de personal de las expuestas inicialmente por el grupo en el marco de esta reestructuración laboral para finalizar el proceso de integración del Popular. Finalmente será 3.223 las salidas, frente a las 3.713 planteadas cuando se abrió el proceso, esto es 490 afectados menos, un 13% inferior al planteamiento inicial. Fuentes de la negociación indican que será el lunes día 17 cuando se rubrique el pacto.

Ya en la cuarta reunión, celebrada a principios de este mes, el banco ya redujo la cifra en casi 250 trabajadores, hasta los 3.464, un límite que ha vuelto a minimizar hasta el medio millar menos. Al final, Santander recortará aproximadamente un 10% su plantilla en España, frente a los 32.366 empleados con los que contaba al finalizar el primer trimestre. Además, el banco tiene previsto clausurar 1.150 sucursales, un 26% de toda su red.

El preacuerdo también ha supuesto una mejora en las condiciones económicas con respecto a las propuestas por la corporación en el inicio de las negociaciones del ERE. La sexta reunión, que ha tenido lugar hoy, ha servido para igualarlas con los servicios centrales el tramo superior para los mayores de 55 años y protege con una prima adicional de 15.000 euros a las personas con edades entre 50 y 54 años.

Santander ha ofrecido a quienes se acojan al ERE de entre 59 y 61 años prejubilarse con el 80% del salario pensionable (o con el 75% más el 60% del complemento voluntario). Esa cuota es mayor que la del 75% negociada en el anterior encuentro, y al 70% inicial. En el caso de los mayores de 62 años, no han cambiado las compensaciones: 20 días por año trabajado, con el límite de un año, y sin primas. Los afectados de 58 años tendrán un 78% de su salario pensionable. Y los que se encuentren entre 55 y 57 años, un 75% del mismo.

Por su parte, elcolectivo de entre 50 y 54 años podrá dejar la entidad con el 60% del salario pensionable de seis anualidades y un tope máximo de 380.000 euros, sin descuento por desempleo y con un convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años, actualizable hasta un máximo del 3%. Prácticamente la misma propuesta que en la anterior reunión, aunque mejorada con respecto a losplanteamientos iniciales que no incluían a los menores de 52 años en este grupo. También les corresponden primas por voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio completo trabajado, una prima adicional de entre 5.000 y 30.000 euros en función de su antigüedad y otra de 15.000 euros.

En cuanto a los trabajadores menores de 50 años, o los que tengan una edad superior pero no acumulen 15 años de antigüedad, las extinciones vendrán acompañadas de una indemnización de 40 días por año trabajado, hasta un máximo de 24 mensualidades. El banco puso sobrel a mesa al principio una inmdenización de 33 días por año, la mínima legal establecida para este tipo de casos. Este colectivo también tendrá primas de voluntariedad de 2.000 euros por cada trienio de antigüedad y otras de entre 5.000 y 30.000 euros en función de los años que lleve en el banco.

En cuanto a la movilidad, el banco ya acordó limitarla hasta 75 kilómetros, con las indemnizaciones y condiciones del acuerdo suscrito en 2017. El Santander ya anunció en su momento que contaba con los servicios de Lee Hecht Harrison (Adecco) para recolocar al 100% de los empleados que abandonden la corporación y deseen seguir en activo.

Con este preacuerdo, el banco ya da casi por liquidado el ERE que había plantado este ejercicio para eliminar las duplicidades generadas en la red de oficinas tras la adquisición del Popular. El consejero delegado de la firma, José Antonio Álvarez, apuntó en la última presentación de resultados que la idea del banco pasaba por firmar el acuerdo antes de verano y comenzar a aplicarlo en el último trimestre del año, aunque no descartó que se prolongara al primer tramo de 2020, siempre contando con salidas voluntarias y no traumáticas para la plantilla.