El BCE alerta de nuevos riesgos para la estabilidad financiera si persiste la ralentización

El BCE alerta de nuevos riesgos para la estabilidad financiera si persiste la ralentización
AFP

En su informe considera «probable» que aumenten los costes de financiación de la deuda soberana de los países más vulnerables

SALVADOR ARROYOBruselas

Un crecimiento debil, prolongado en el tiempo, llegaría a poner en riesgo la estabilidad financiera. Ese es el mensaje de alerta que ha lanzado este miércoles el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis De Guindos, durante la presentación del último informe sobre estabilidad financiera del BCE, en el que se plantea que la incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento económico mundial ha contribuido ya a generar «brotes de alta volatilidad» en los mercados financieros y que un crecimiento aún más débil que el esperado unido a una escalada de las tensiones comerciales podría desencadenar nuevas caídas en los precios de los activos.

«Si se materializaran los riesgos a la baja para el crecimiento, los riesgos para la estabilidad financiera se incrementarían», has planteado De Guindos. Entre otros factores porque «es probable» que aumenten los costes de financiación de la deuda soberana de países más vulnerables «lo que podría desenterrar los problemas de sostenibilidad de la deuda». Además del alto nivel de deuda y los grandes déficits fiscales, algunos países podrían enfrentar riesgos de reinversión si los participantes del mercado reevaluarán el riesgo soberano.

El BCE confía en que la rentabilidad bancaria se mantenga baja en la zona del euro. Las estimaciones apuntan a un retorno sobre el capital agregado de alrededor del 6% en los próximos dos a tres años. Una gran parte de los bancos de la zona del euro no podrá cumplir con los rendimientos esperados requeridos por los inversores (de alrededor del 8-10%). Con todo, el informe del principal banco emisor del euro, insiste en que entre los diecinueve que comparten moneda, «la suficiencia de capital de los bancos sigue siendo sólida». Tendrían capacidad de resistencia.

Aunque también se subraya que cualquier cambio en la perspectiva de la calificación crediticia «podría generar mayores costos de financiación a medio plazo para los bancos. Para volver a la rentabilidad sostenible, los bancos de la zona del euro deben enfrentar una serie de desafíos estructurales, como la baja eficiencia en los costos, la limitada diversificación de los ingresos y el alto nivel de activos heredados en algunos países».

Este último informe sobre estabilidad financiera analiza los desafíos derivados del cambio climático, tanto en lo que se refiere a la medición de los riesgos de sus efectos físicos como de los riesgos que existen en el proceso de transición. «Las instituciones financieras pueden verse negativamente afectadas por una transición abrupta a una economía baja en carbono». Recomienda el salto paulatino.