Una compra de futuro, pero sin red de protección

La incertidumbre en torno al precio, la autonomía y los puntos de recarga retraen a los conductores a optar por el vehículo enchufable

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La pregunta que muchos conductores se llevan haciendo en los últimos meses al acercarse a un concesionario es la misma. '¿Qué tipo de coche me compro?'. También en el campo de las matriculaciones, el mercado se ha dado la vuelta: frente al liderazgo del diésel de hace poco más de dos años, ahora se venden más de gasolina; e irrumpen con fuerza los alternativos como los híbridos o los eléctricos. Sin embargo, la proporción de coches enchufables que se matriculan es todavía muy pequeña, ya que representa un 1% del total.

Al conductor le faltan apoyos para estar seguro de que adquirir uno de esos modelos eléctricos no le supondrá ningún inconveniente en su vida diaria. «El resultado de esa incertidumbre es el retraso en las decisiones de compra, desplazando tecnologías eficientes y sostenibles como los diésel de última generación frente a las alternativas eléctricas con importantes barreras de precio, autonomía e infraestructuras de recarga», señala Begoña Cristeto, socia de KPMG en España.

En España hay solo 17 puntos de recarga para coches por cada 100.000 habitantes, lo que sitúa al país en un punto de debilidad. Iberdrola desplegará este año una red de puntos que cubrirá 200 instalaciones en las autovías y los principales corredores (Mediterráneo, Cantábrico y Ruta de la Plata), así como en las capitales de provincia, con una distancia de al menos un cargado cada 100 kilómetros. También Endesa ha anunciado que desarrollará hasta 2023 8.500 puntos de recarga pública y 100.000 privados.

El último estudio de KPMG sobre el sector anticipa que para el año 2030, un 27% de los coches en funcionamiento serán diésel actuales; un 20%, híbridos; un 19%, diésel de Euro VII (la última norma de emisiones); un 13% gasolinas actuales; un 9% gasolinas Euro VII. Pero solo un 5% serán híbridos enchufables y apenas un 2% eléctricos.

Más información: