La Policía detiene a Falciani por orden suiza para cumplir la condena del HSBC

Hervé Falciani./Andrea Comas (Reuters)
Hervé Falciani. / Andrea Comas (Reuters)

El informático italo-francés fue castigado en rebeldía a cinco años de prisión por espionaje industrial y la Audiencia ya negó su entrega en 2013

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El monegasco Daniel Hervé Falciani, el ingeniero informático que extrajo del HSBC suizo la lista de 120.000 evasores fiscales de todo el mundo, fue detenido este miércoles en Madrid cuando se dirigía a dar una conferencia a la Universidad de Comillas sobre paraísos fiscales y que iba a contar con la presencia de técnicos de Hacienda.

El arresto fue practicado por agentes de la Policía pertenecientes al Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales, de la Comisaría General de la Policía Judicial. Se hizo en virtud de una Orden Internacional de Detención (OID) dictada por la Fiscalía del cantón de Ginebra el pasado 19 de marzo, en cumplimiento de una sentencia firme de mayo de 2016 a cinco años de prisión por un delito de espionaje industrial, del que Falciani fue condenado en rebeldía por el 'caso HSBC'.

Más información:

La orden de detención no la emitió ningún juzgado español, sino que fue la Policía quien recibió la información a través del sistema intraeuropeo Sirene. Se da la circunstancia de que la Audiencia Nacional ya rechazó en 2013 la extradición a Suiza del llamado 'Robin hood' de las finanzas. El tribunal de la sección segunda respaldó el criterio de la Fiscalía y consideró entonces que no cabía la entrega del acusado porque los delitos que le imputaba la justicia helvética no estaban tipificados en el Código Penal español (principio de doble incriminación).

Suiza acusó a Falciani de cuatro delitos de su Código Penal: espionaje financiero, violación del secreto bancario, violación del secreto comercial y apropiación de datos relativos a clientes. La sala concluyó que en el derecho español «no existe una protección penal específica del secreto bancario».

Declarará hoy ante el juez

En relación con el delito de espionaje financiero, el tribunal entendió que Suiza está protegiendo un bien jurídico propio frente a los de otros estados, «dotando al precepto de un innegable carácter político que no puede servir de base a una petición de extradición». Asimismo, los dos delitos que podrían ser susceptibles de extradición son los de revelación de secretos personales y comerciales. Sin embargo, concluyeron que la intimidad de los clientes bancarios no pueden amparar actividades sospechosas de ilegalidad.

Ahora, tras reactivarse la OID después de la condena firme, el informático de 46 años pasará este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, cuyo juzgado ya conoció otra reclamación del detenido. El instructor tendrá que tomarle declaración y decidir si le deja en libertad mientras se tramita la orden. La ventaja del ingeniero con pasaporte franco-italiano es que, según el formulario remitido por las autoridades suizas, al que ha tenido acceso este diario, el delito por el que le piden la entrega es espionaje industrial (servicio de información económica agravada), que ya fue revisado y denegado por la Audiencia (cosa juzgada).

Entonces, Falciani se quedó a vivir en Madrid y contó con protección policial. El Gobierno reconoció que apoyó a Hacienda en la lucha contra el fraude fiscal y la Fiscalía sostuvo en la vista de extradición que su información del HSBC permitió repatriar 300 millones de 659 defraudadores españoles.

Curiosamente, la orden de detención suiza llega en pleno proceso de extradición con ese país por Marta Rovira, la secretaria general de ERC procesada por un delito de rebelión en la causa del 'procés'.

 

Fotos

Vídeos