Los taxistas ponen cinco condiciones para finalizar los paros en Madrid

Decenas de taxistas se concentran este martes frente a la sede de UGT en Madrid. / EFE

El gremio pide a la Comunidad de Madrid que los VTC tengan que ser contratados con una hora de antelación, que hagan un servicio de kilómetros mínimo, que no deambulen en busca de clientes o que no dispongan de aparcamientos en superficie

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Noveno día de huelga del Taxi de Madrid y los manifestantes vuelven a llevar su protesta ante la sede nacional del PP, en la calle Génova, a estas horas blindada. Tras manifestarse sin incidentes a primera hora ante la sede la UGT, sindicato al que acusan de haber tomado partido a favor de los VTC, decenas de taxistas han marchado por el centro de la ciudad hasta Génova. Por la tarde, varias decenas de taxistas emprendieron camino hacia la estación de Atocha y cortaron la Gran Vía y parte de Recoletos, después de manifestarse en la Puerta del Sol

Tras el desalojo el lunes de los 2.000 taxistas que ocuparon la Castellana y que colapsaron el centro de Madrid durante horas, el gremio había decidido bajar este martes un poco la intensidad de las protestas y los cortes de las vías son menores que otros días hasta que a última hora se complicó la situación.

Todo ello a expensas de ver la acogida que el Gobierno de Madrid da a la nueva propuesta que van a presentarle en breve para tratar de desenquistar este conflicto que ya se ha convertido en el más largo de la historia del sector en Madrid. La propuesta de los taxistas, que apuntan en que es una reducción importante de sus aspiraciones, tiene, en esencia cinco puntos fundamentales: que los VTC como se va a aprobar en Cataluña, tengan que ser precontratados con una hora de antelación, algo a lo que se niega en redondo el Gobierno que preside Ángel Garrido; Además, reclaman que solo puedan ser contratados para realizar un servicio de kilómetros mínimo (apuntan a cinco kilómetros); que los vehículos de Uber o Cabify no tengan aparcamientos en superficie; que los VTC no puedan deambular por la calle a la espera de clientes y que tengan que volver de forma obligatoria a su base tras el servicio; y que la nueva normativa defina claramente el concepto de 2 «captación de clientes». 

No a la 'solución catalana'

Los responsables de las centrales aseguran que con esas tres condiciones se desconvocarían los paros. Sin embargo, el Ejecutivo autonómico ya ha anunciado que en ningún caso va a aceptar la 'solución catalana' de la precontratación temporal, que consideran que atenta contra la competencia. El equipo de Garrido, por el momento, sigue solo dispuesto a hablar de poder poner coto «espacial» a los VTC, o sea que no puedan ser contratados por el cliente cuando se encuentren demasiado cerca. La Comunidad ha ofrecido un radio de 300 metros, que los taxistas rechazan de manera tajante.

«Exterminio» del VTC

Es más , la Comunidad de Madrid ha asegurado este martes que no va a «legislar para garantizar el exterminio» de los vehículos de transporte con conductor (VTC), por lo que no da «por bueno» una regulación que fije una precontratación temporal, ya que esto es una «línea roja».

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, se ha referido así a la propuesta que los taxistas.

Frente a Podemos y al PSOE

Pero los taxistas no son los únicos que se manifestan en Madrid. Centenares de trabajadores de VTC se han concentrado frente a las sedes nacionales de Podemos y luego del PSOE para exigir a la formación morada y al partido que apoya al Ejecutivo que dejen de situarles en la diana de este conflicto. Los manifestantes se quejan particulamente de que el partido de Pablo Iglesias está atacando a asalariados en su lucha contra las multinacionales como Uber o Cabify.

Entre tanto, unos 700 conductores de vehículos de alquiler con conductor (VTC), según datos de la Guardia Urbana, se han concentrado este martes en la plaza Sant Jaume de Barcelona, frente a las sedes de la Generalitat y el Ayuntamiento, para entregar firmas en protesta por el decreto ley que el Govern prevé aprobar y que les obligará a precontratar sus servicios con una antelación mínima de 15 minutos en Cataluña.

Más información:

 

Fotos

Vídeos