España plantea obligar a las aerolíneas a usar un 2% de biocombustible en 2025

Un operario en el aeropuerto de Bilbao. /R. C.
Un operario en el aeropuerto de Bilbao. / R. C.

El Gobierno, junto al de Francia, ha «invitado a estudiar» esta iniciativa a la organización internacional de aviación, con la que se elevaría el gasto en carburante y, por tanto, el precio de los billetes

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El sector de las líneas aéreas también notará modificaciones en sus prácticas actuales para lograr la descarbonización de la economía en las próximas décadas. Por ahora, el Gobierno ha lanzado la posibilidad de que los Estados obliguen a estas compañías a utilizar, al menos, un 2% de biocarburantes para surtirs sus aviones a partir del año 2025. La medida serviría para reducir las emisiones que lanzan las aeronaves y que supone uno de los grandes retos de la Unión Europea en materia medioambiental dentro de su pretensión de lucha contra el cambio climático.

Se trata de una iniciativa que han analizado desde el Ministerio de Transición, y que también se encuentra en los despachos del departamento galo con esas competencias, en lo que sería el «deseo de establecer objetivos nacionales para combustible sostenible a través del diálogo entre los países de la UE y la industria», apuntan fuentes acreditadas. La pretensión supondría «un compromiso equilibrado que promueva el despliegue» del plan de desarrollo de combustibles para la aviación sostenibles (SAF, por sus siglas en inglés).

Aunque la Administración es consciente del impacto que tendría en las compañías del sector por lo que, de implantarse esta medida, se intentaría realizar «sin detrimento de la competitividad del transporte aéreo», aclaran esas mismas fuentes. Por el momento, la iniciativa está en ciernes y ni ha sido acordada ni existen documentos disponibles. Desde el Ministerio de Transición Ecológica aclaran que «es solo una cuestión sobre la que se ha invitado a estudiar» al Comité sobre la Protección del Medio Ambiente y la Aviación (CAEP).

Se trata, por ahora, de una aspiración, ya que no existe un proceso «concreto vinculado». Sin embargo, fuentes comunitarias consideran que «es positivo ver que se están intentando desarrollar iniciativas relacionadas con el medio ambiente en el marco multilateral».

Pero, de implantarse, la medida tendría efectos considerables sobre el sector en materia de gasto en combustibles, una de las principales partidas que influyen en la cuenta de resultados de las aerolíneas. Al usar biocombustibles, su precio se elevaría y tendría que impactar al final en el coste de los billetes a partir de 2025. Si todos los países no aplican esta obligación, se generaría una distorsión del mercado, con unas compañías usando biofuel frente a otras.

A cambio, se reducirían las emisiones de las aeronaves, una de las preocupaciones de la Unión Europea en materia medioambiental, junto a otros sectores como el energético o el de la automoción más contaminante. Solo entre 2014 y 2017, el número de vuelos se ha incrementado un 8% en todo el mundo; pero desde ahora y hasta 2040, está previsto que ese aumento sea superior al 43%.

Por ello, la UE está trabajando en diferentes tipos de medidas para combatir estas emisiones, desde instar al uso de tecnologías más eficientes para los aviones; hasta optimizar el Espacio Áereo Europeo permitiendo vuelos más rápidos; así como apostando por el acuerdo internacional Corsia firmado el pasado mes de junio para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de la aviación a partir de 2020.

Temas

Saf, España
 

Fotos

Vídeos