«La gestión de los residuos se alza ya como sector económico muy potente y relevante»

El consejero de Fomento yMedio Ambiente, en el centro de la mesa, en la apertura de la jornada en la Hemeroteca de El Norte./R. GÓMEZ
El consejero de Fomento yMedio Ambiente, en el centro de la mesa, en la apertura de la jornada en la Hemeroteca de El Norte. / R. GÓMEZ

Expertos de los sectores público y privado debaten sobre la economía circular, un modelo que, además de ser sostenible, favorece el desarrollo económico

Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

La economía circular permite avanzar hacia el desarrollo sostenible, generando impactos positivos en lo medioambiental, en lo social y por supuesto, en lo económico. Castilla y León quiere ser referente en el asentamiento de una economía basada en el reciclaje, en la que se generen oportunidades de empleo y negocio y donde la innovación y la eficiencia sean la base para producir y consumir.

Noticias relacionadas

Con estas mimbres, El Norte de Castilla y la Fundación Ecolec celebraron este lunes un coloquio que tuvo lugar en la hemeroteca del decano de la prensa diaria en España. Participaron representantes de los sectores público y privado para hablar sobre los retos y responsabilidades que plantea el nuevo paradigma de la economía circular, que evitará el agotamiento de nuestros recursos.

La jornada arrancó con la bienvenida por parte de Juan Carlos Suárez-Quiñones, consejero de Fomento y Medio Ambiente y, a continuación, se dio paso a las intervenciones de José Manuel Jiménez, director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Junta; Ángela de Miguel, vicepresidenta y portavoz de Cecale, Víctor Caramanzana, presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, y Luis Moreno, director general de la Fundación Ecolec.

El consejero de Fomento y medio Ambiente comenzó afirmando que, si bien hace unos años la economía circular era un tema teórico, casi doctrinal, en el siglo XXI se ha vuelto «imprescindible». Invitó a la reflexión sobre cómo evolucionar desde una economía lineal con una marcada filosofía «usar y tirar», a una economía circular en la que lo importante sea la reutilización y el reciclado y «donde los residuos se conviertan en recursos». Adelantó que la Junta está ultimando una estrategia de economía circular, que marcará las pautas de la normativa y de la relación con los agentes y las más de 3.200 empresas implicadas en este importante sector.

Y aportó datos regionales en materia de gestión de residuos. Afirmó el consejero que se va «bien» en materia de residuos domésticos y comerciales, cartón, vidrio, neumáticos, vehículos y en envases ligeros, pero no así en la facción orgánica. «Los contenedores no se gestionan bien y los ciudadanos no tienen todavía conciencia en la separación. Es la asignatura pendiente en Castilla y León».

Suárez-Quiñones aprovechó para poner en valor la labor de la fundación Ecolec, en favor de los intereses de la región y su lucha contra el cambio climático. En cuanto a la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), afirmó que en 2017 se cumplió el objetivo de reciclar el 50% del peso de los aparatos y que los datos del 2018 son también «muy positivos». «Podemos tener sistemas muy avanzados de gestión de residuos, pero si el ciudadano no cumple, de nada sirve el sistema», remató.

Concienciación

Todos los ponentes coincidieron en que la clave está en la concienciación y en que «todavía queda camino por recorrer». «Los ciudadanos demandan un modelo basado en la sostenibilidad. Hay que promover legislaciones que también favorezcan la incorporación de esas buenas prácticas desde las empresas», dijeron. «Hay que sensibilizar y enseñar a consumir desde pequeños. La economía circular está en todo y supone un cambio de cultura ciudadana y empresarial».

Luis Moreno, de Ecolec aseguró que el salto a la economía circular ya se inició hace años y que ahora hay que continuar con ese impulso. «Las ventajas son patentes. No hay un país en Europa que no tenga definida una política en economía circular. Esto es imparable, pero el cambio requiere un periodo de adaptación».

Al acto acudieron directivos de empresas de gestión de residuos e industrias con modelos de referencia en materia de Economía Circular y Sostenibilidad. Algunos no quisieron dejar pasar la oportunidad de expresar su opinión. Así, José Antonio Lobato, de El Corte Inglés, habló de la labor que desempeñan las empresas de distribución. «Tenemos grandes bolsas de clientes, y debemos ser responsables desde el punto de vista medioambiental para fomentar la economía circular», dijo.

Isabel del Amo de Asucyl, incidió también en la importancia de la concienciación. «Si esa labor no se hace, se generará el caos. Hay que dar pocos mensajes, pero muy claros».

En ese sentido, Luis Villacorta, de Induraees, aportó que «se necesitan medidas largoplacistas y continuistas para educar y concienciar. La sostenibilidad implica el consumo de las generaciones presentes, sin comprometer el de las generaciones futuras».

Miguel Ángel Sanz de Sacyr dijo que «la economía circular va en contra de la comodidad. Lo cómodo es seguir haciendo lo mismo. El sector del reciclaje está preparado para acometer el cambio, pero muchas veces nos encontramos trabas normativas. Queda mucho por hacer por parte de la administración».

Fernando Martínez, de Taxileón, aseguró que «hacer convivir economía, con economía circular, es complicado».

Y Abel López, de Michelín, señaló las contradicciones que se dan en la sociedad. «Hablamos de ecologismo, pero nuestro estilo de vida dice lo contrario y resulta que cambiamos de móvil cada año. Nos falta mucha educación a nivel de empresa y de personas».