Iberaval bate sus récords y duplica su actividad en cuatro años

La Junta General de Iberaval se celebró a puertas abiertas./GIT
La Junta General de Iberaval se celebró a puertas abiertas. / GIT

La sociedad de garantía recíproca formalizó en 2017 un total de 495 operaciones avalistas en Burgos por valor de 31,06 millones de euros

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Iberaval formalizó en 2017 un total de 495 operaciones en la provincia de Burgos por valor de 31,06 millones de euros. Ese es uno de los principales datos puestos sobre la mesa durante la celebración de la Junta general de Accionistas de la sociedad de garantía recíproca celebrada esta mañana en la ciudad. Una Junta General en la que se ha puesto de manifiesto el buen momento que atraviesa Iberaval.

Y es que, según ha subrayado su presidente, José Rolando Álvarez, la sociedad está registrando un más que significativo incremento de actividad. Así lo demuestran los datos, que reflejan cómo Iberaval ha duplicado su actividad en apenas cuatro años. Así, en 2017 se formalizaron un total de 4.478 avales por un valor de 253 millones de euros en Castilla y León y La Rioja, es decir, el doble que en 2013. Sólo el año pasado el crecimiento del número de operaciones fue del 15% respecto a 2016.

También ha sido especialmente significativo el incremento del riesgo vivo registrado durante el pasado ejercicio, alcanzando un volumen total de 673 millones de euros, correspondientes a 12.600 avales pendientes de devolución. Según ha afirmado Álvarez, ese colchón financiero «ayuda a mantener» 133.000 empleos en Castilla y León de los que un 98% tienen carácter fijo.

A este respecto, Álvarez también ha querido destacar el perfil de las operaciones suscritas. Y es que, aunque la cuantía media (100.000 euros) y el periodo de devolución (6 años) apenas han variado, sí lo ha hecho el destino de la financiación. Así, el 47,5% de las operaciones suscritas en 2017 fueron destinadas a financiar inversiones, mientras que el resto se destinaron a circulante. Se trata de un porcentaje que no se registraba desde «antes de la crisis» y que no está exento de importancia. No en vano, «la inversión es la antesala de la creación de empleo» y las perspectivas son más que positivas de cara al 2018.

Buenas perspectivas

De hecho, durante el primer trimestre del año, Iberaval ya ha registrado un incremento de su actividad aproximado del 30% respecto al mismo periodo de 2017. Cierto es que ese crecimiento ha «sorprendido» a los responsables de la sociedad, pero las previsiones apuntan en la buena dirección. Así, Iberaval prevé formalizar en 2018 avales por valor cercano a los 300 millones de euros y alcanzar un riesgo vivo de 750 millones.

El cumplimiento de esas perspectivas dependerá, en gran medida, de que Iberaval continúe contando con el apoyo de sus socios y de las administraciones públicas. De momento, la sociedad ya cuenta con más de 24.600 socios tras la incorporación de 1.547 en 2017 y presenta una «hipersolvencia». «No financiamos más proyectos porque no nos conocen», asegura Álvarez al tiempo que insiste en que Iberaval, que ya es la segunda sociedad de garantía recíproca que más riesgo vivo acumula en España, cuenta con mucho margen de maniobra.

Sea como fuere, lo cierto es que el trabajo de Iberaval se nota, y mucho, en la economía de Castilla y León, una comunidad que presenta «el mejor entorno de España para obtener financiación». A este respecto, Álvarez ha querido poner en valor las diferentes líneas de ayuda financiera puestas en marcha por la Junta en los últimos años. Unas líneas que, en algunos casos, permiten que las empresas con proyectos solventes se financien «a interés cero».

«Disfunciones»

Y todo ello, ha añadido Álvarez, en un contexto relativamente positivo pero no exento de problemas para las pequeñas y medianas empresas. «La economía está mejorando de manera sustancial», manteniendo crecimientos «sólidos» y generando empleo, pero el sistema aún presenta numerosas «disfunciones». Quizá, la que más importa a los empresarios es la vinculada al acceso a la financiación. «El Banco Central Europeo está endureciendo los requisitos» para conceder financiación que están impidiendo que el crecimiento sea mayor.

Así, según las estadísticas que maneja Iberaval, en España hay ahora mismo 130.000 actividades sin financiación y otras 500.000 con problemas para acceder al crédito. Si ese grifo se abriese, se podrían crear «500.000 puestos de trabajo en los próximos tres años», ha sentenciado el presidente de Iberaval.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos