Iberaval cierra un ejercicio de récord en Burgos, con 468 operaciones por valor de 38,9 millones de euros

Burgos acogió la celebración de la Junta General de Iberaval. /GIT
Burgos acogió la celebración de la Junta General de Iberaval. / GIT

La sociedad de garantía recíproca presenta los mejores resultados de su historia, tanto en Burgos como en el conjunto de Castilla y León, donde formalizó 4.219 avales por valor de casi 298 millones de euros

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Pese a la incertidumbre generada en la economía tras la desaceleración del crecimiento registrada en 2018, la sociedad de garantía recíproca Iberaval cerró el pasado ejercicio con las mejores cifras de su historia, tanto en Castilla y León como en Burgos. Así se desprende de la memoria presentada hoy por el presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez, durante la celebración en Burgos de la Junta General. Una memoria que refleja un significativo incremento del volumen de operaciones y, por ende, de los resultados generales.

En total, a lo largo del pasado ejercicio, Iberaval formalizó en la provincia 468 operaciones por valor de 38,9 millones de euros, es decir, casi un 25% más que el dato de 2017. Gracias a ese impulso, la delegación burgalesa de Iberaval asumió casi el 13% de toda la actividad desplegada por la sociedad de garantía el año pasado.

Así, al cierre del ejercicio, Iberaval mantenía un riesgo vivo en Burgos de unos 84 millones de euros repartidos en cerca de 1.500 operaciones de crédito. Unas operaciones que, según destacan desde la sociedad, ayudan al mantenimiento de 13.148 puestos de trabajo en la provincia, un 99% de los cuales son fijos.

De todas las operaciones tramitadas en 2018, el 57% fueron promovidas por microempresas, y el resto fueron iniciadas por pymes. El plazo medio de amortización de los créditos avalados por Iberaval fue de 63 meses, y la operación media fue de 126.000 euros. Al cierre del ejercicio, 2.761 empresas burgalesas eran socios de Iberaval.

En este sentido, Álvarez ha querido hacer especial hincapié en el peso de la insdustria, un sector que aglutinó el 28,4% de las operaciones registradas en la provincia, por encima de otros sectores, como el de los servicios (24,4%) o el del comercio (15,8%).

Incertidumbres

A pesar de que Iberaval sigue creciendo y apoyando a las pymes de Castilla y León a desarrollar sus proyectos, son muchas las incertidumbres que se ciernen hoy en día sobre la economía regional. Sí, 2018 se cerró en positivo, pero el crecimiento no fue el esperado.

Además, varios indicadores apuntan a un empeoramiento de la economía. Las señales de alarma ya están plenamente encendidas en Italia, Alemania o Reino Unido, países clave para la economía castellano y leonesa. En este último territorio, además, todavía se está pendiente del Brexit, que a juicio de Álvarez es «un desastre abosluto». «Estamos a dos días del Brexit» y todavía no se sabe cómo se desarrollará la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

A juicio de Álvarez, tampoco ayudan a despejar dudas los numerosos procesos electorales que se avecinan en las próximas semanas. De hecho, la ausencia a estas alturas del año de Presupuestos Generales del Estado y de presupuestos regionales supone un lastre para la economía, ha asegurado el presidente de Iberaval.

Con todo, los datos registrados en la provincia son un reflejo a grandes rasgos de la dinámica que presenta la sociedad en el conjunto de Castilla y León y La Rioja, donde centraliza su actividad. De hecho, 2018 fue sin duda el mejor ejercicio de la historia de la sociedad, tras formalizar 4.219 avales por valor de casi 298 millones de euros (un 17% más que en 2017). Esas nuevas operaciones permitieron alcanzar al cierre del ejercicio un riesgo vivo de 761 millones de euros, una cifra nunca antes alcanzada y que permite colocar a Iberaval como la sociedad de garantía recíproca líder de España tras seis años de crecimiento constante.

Gracias a la financiación facilitada por Iberaval se mantienen alrededor de 141.000 puestos de trabajo en la comunidad autónoma. No en vano, ha subrayado Álvarez, «la inversión es la antesala del empleo» y la financiación en este sentido es clave.

Por ello, desde Iberaval se viene trabajando con intensidad para mejorar la comunicación y las líneas de ayuda a los socios, revisando proyectos y avalando los que sean viables (alrededor de un 15% de las solictides que llegan se descartan, aunque muchas de ellas se replantean y salen adelante). El objetivo, ha insistido, es claro: «Que ningún proyecto viable se quede sin apoyo» en Castilla y León.

A este respecto, Álvarez ha querido agradecer públicamente el apoyo de la Junta de Castilla y León y del Gobierno de La Rioja en un año en el que las aportaciones de la Junta para cubrir los tipos de interés de las pymes avaladas por Iberaval han alcanzado los 20 millones de euros. Otro «récord histórico».