Los Presupuestos moderan el gasto público hasta el 40,5% del PIB, el nivel más bajo desde 2007

Resumen por política de gasto./Gráfico: Enrique SánchezGráfico
Resumen por política de gasto. / Gráfico: Enrique Sánchez

El Gobierno presume en la presentación de las cuentas públicas en el Congreso de que las partidas sociales aumentan hasta el 56% del total, con un incremento de las pensiones de menor cuantía

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Más gasto en pensiones, subida del sueldo de los funcionarios, rebaja del IRPF y recaudación tributaria récord. Esos son los rasgos significativos de los Presupuestos de 2018 que el Gobierno ha presentado hoy en el Congreso y con los que el Ejecutivo espera recabar los apoyos necesarios para superar el trámite parlamentario. Unos Presupuestos que siguen teniendo como objetivo prioritario cumplir con el déficit pactado con Bruselas y que supone un ajuste de unos 10.000 millones en 2018 para rebajar del 3,1% de 2017 al 2,2%. Por ese motivo el Gobierno modera el gasto público hasta el 40,5% del PIB, el nivel más bajo desde 2007.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha resaltado lo que considera las bondades del proyecto, especialmente, el aumento del gasto social hasta los 192.000 millones, un 2,8% más que el año anterior. De hecho, estas partidas que incluyen las pensiones o las prestaciones por desempleo, suponen el 56% del total del gasto total de los Presupuestos. Por ese motivo, el ministro no ha dudado en apelar a la «responsabilidad» de los grupos políticos para aprobar las cuentas públicas. Algo complicado ante la negativa del PNV a apoyarlos por la situación en Cataluña.

Los Presupuestos contemplan que los gastos representan el 40,5% del PIB, lo que supone una reducción frente al 41% de 2017 y la cifra más baja en once años. De hecho, es una dato que en 2011 llegó a ser el 45,3% por el mayor gasto en desempleo e intereses de la deuda. Sin embargo, Montoro ha rechazado que se trate de un ajuste. «La política del PP no son los recortes, sino la moderación del gasto», ha señalado Montoro. «El gasto aumenta pero no tanto como la actividad económica», ha explicado Montoro para justificar que las medidas como la subida de las pensiones más bajas o la rebaja del IRPF no pondrá en riesgo el cumplimiento del déficit. Por su parte, los ingresos en 2018 alcanzarán el 38,3% del PIB frente al 37,9% de 2017 y es superior al 36,2% en 2011.

«El objetivo es propiciar el crecimiento económico y en especial que llegue a todas las capas de la sociedad», ha destacado el secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal. En este sentido, la mayor parte del gasto corresponde a las pensiones, que suponen el 40,9% del total. Esta partida se eleva en 5.000 millones, de los cuales 4.000 millones corresponden a la incorporación de nuevos pensionistas y 1.000 millones a la revalorización superior al 0,25% de algunas de estas prestaciones más bajas.

En concreto, las pensiones mínimas se elevarán un 3%, lo que beneficiará a 2,4 millones de personas, que ganarán unos 18 euros más al mes hasta los 622 euros. También las 450.000 prestaciones no contributivas –las más bajas del sistema– subirán un 3%, lo que se traducirá en un incremento de 11 euros al mes hasta los 380 euros. Además, las pensiones de hasta 700 euros (9.800 euros al año) se revalorizarán un 1,5% (10,5 euros al mes) y afectará a 1,5 millones de personas. Las 880.000 pensiones de entre 700 y 860 euros (12.040 euros al año) se elevarán un 1% (7,8 euros de media al mes). Por su parte, las pensiones de viudedad elevarán dos puntos su base reguladora (con la que se calcula la prestación) del 52% al 54%, lo que supondrá unos 13 euros más al mes. Queda pendiente el incremento hasta el 60% recogido desde 2011 y todavía sin implementarse.

Ingresos récord

Por su parte, los ingresos tributarios se elevarán un 6% hasta alcanzar los 210.015 millones, la cifra más alta de la historia. Una cantidad que ha sido calificada por la CEOE y por el Sindicato del Ministerio de Hacienda (Gestha) como optimistas, algo que Montoro ha rechazado. Por tributos, las cuentas públicas prevén un impulso del IRPF del 6,5% pese a la rebaja en esta figura. Asimismo, los Presupuestos también estiman que la recaudación de Sociedades crezca un 4,8% y el IVA un 5,6%. Entre las novedades tributarias se encuentra ampliar de 12.000 a 14.000 euros la exención de tributar en el IRPF. Asimismo, aquellos que cobren una prestación de entre 14.000 euros y 18.000 euros (cerca de un millón de pensionistas) también verán reducida su tributación. Una medida que también beneficiará a 3,5 millones de contribuyentes asalariados y un millón de pensionistas. También se incluyen aumento de deducciones por hijos para familias numerosas y ayudas para las guarderías, entre otras.

Los beneficios fiscales (deducciones y exenciones) se disparan un 9,3% hasta los 34.825 millones a pesar de que los organismos internacionales piden reducir estas fórmulas. En cualquier caso, este aumento se debe sobre todo al incremento muy significativo del 62,3% en el Impuesto sobre Sociedades hasta los 3.453 millones. También aumenta un 8,3% el IVA hasta los 20.503 millones. En el IRPF esos beneficios fiscales apenas se incrementan un 0,7% hasta los 7.846 millones

Reestructurar la deuda autonómica

Además, las cuentas públicas incluye una subida del sueldo de los funcionarios del 1,75% y otros 600 millones del plan de equiparación salarial para policías y guardias civiles con fuerzas de seguridad autonómicas. También prevé una tasa de reposición del 100% en la oferta de empleo público.

Asimismo, las comunidades autónomas recibirán 4.000 millones más por la actualización del sistema de financiación. Además, los Presupuestos habilitan al Gobierno para que puedan estudiar la reestructuración de la deuda autonómica contraída a través de los mecanismos extraordinarios como el FLA. Sin embargo, Montoro no ha detallado si esa reestructuración consistirá en una rebaja de los intereses o alargamiento de los vencimientos.

Más información

 

Fotos

Vídeos