...y con la mano abierta

«Alfonso Fernández Mañueco ya cuenta su primera cita electoral como presidente regional popular con una derrota»

J. I. Foces
J. I. FOCES

Lo que hizo ayer con el PP el electorado de centro derecha de Castilla y León no fue darle una patada, como temían muchos cargos populares: fue una patada, con rodillazo y tortazo con la mano abierta incluidos. Sin anestesia. Deja al PP caído en la lona en toda España y Castilla y León no es una excepción: la fragmentación del centro derecha en estas nueve provincias ha hecho que el PP ceda el puesto de cabeza al PSOE. Desde 1987, con José María Aznar, los sucesivos presidentes regionales del partido, Juan José Lucas y Juan Vicente Herrera, en cualquier cita electoral, pasara lo que pasara en España (estuvieran los socialistas Felipe González o Zapatero en la Moncloa o los populares Aznar o Mariano Rajoy) siempre salían a la palestra tal noche como ayer alardeando, con toda lógica, de que el PP era el partido más votado en la región. Anoche dejó de serlo. Alfonso Fernández Mañueco ya cuenta su primera cita electoral como presidente regional popular con una derrota.

Y con derrota se han estrenado en una convocatoria electoral como presidentes provinciales del PP Juan Martínez Majo (León), Ángeles Armisén (Palencia), Paloma Sanz (Segovia), Yolanda de Gregorio (Soria), Jesús Julio Carnero (Valladolid) y José María Barrios (Zamora). César Rico (Burgos) ya sabe lo que es perder después de varios lustros de presidente provincial del partido. Solo resisten Carlos García (Ávila) y Javier Iglesias (Salamanca), que mantienen el tipo, pero dejándose un escaño. Demasiada corrupción, demasiados recortes en la era de Rajoy y demasiada soberbia ante unos electores a los que atemorizaba con el mensaje de 'yo o el caos' han tenido como consecuencia el hartazgo de muchos votantes con el PP en el que siempre fue considerado granero de votos del PP en España.

«Demasiada corrupción, demasiados recortes en la era de Rajoy y demasiada soberbia ante unos electores a los que atemorizaba con el mensaje de 'yo o el caos' han tenido como consecuencia el hartazgo de muchos votantes con el PP en el que siempre fue considerado granero de votos del PP en España»

Eso sí, ojo al que traslade miméticamente estos resultados a la próxima cita electoral de dentro de solo 27 días, en la triple convocatoria municipal, autonómica y europea del 26-M. Los electores, dueños absolutos del voto, saben distinguir. Han dado un tortazo al PP con la mano abierta. Pero en las generales. De momento.