Un cura habla de Schumacher

Michael Schumacher./Reuters
Michael Schumacher. / Reuters

Rodeado de «amor»

EL NORTE

«Me senté frente a él, le toqué con ambas manos y le miré. Su cara es la que todos conocemos, solo se ha vuelto un poco más rellena». Es lo que cuenta el arzobispo alemán Georg Gänswein a la revista 'Bunte' tras visitar al piloto germano Michael Schumacher, del que apenas se sabe nada desde el grave accidente de esquí que sufrió hace cinco años. «Siente que a su alrededor hay gente que le ama y que se preocupa por él», añadió.