«El deporte es mi vida, y mi objetivo es cambiar el mundo»

Magali Dalix, durante una rutina de entrenamiento. / Óscar Chamorro

Su rostro se hizo conocido como entrenadora de los chicos de Operacion Triunfo, pero esta francesa afincada en España lleva 25 años revolucionando su entorno gracias al deporte

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

El rostro de Magali Dalix se hizo conocido como entrenadora de los chicos de Operación Triunfo, pero esta francesa afincada en España lleva 25 años intentando cambiar el mundo gracias al deporte. Su pasión viene de tiempos lejanos, aunque recuerda un momento clave a los 19 años, cuando era estudiante de Bellas Artes y conoció a una joven en silla de ruedas que era profesora de fitness. «Me contó su historia y me animó a ir a su gimnasio». Y ya no paró. Aeróbic deportivo, taekwondo, kárate, kick boxing, boxeo, muay thai, krav-maga, capoeira, break dance, natación, bici, running, skate, snow y surf, la última pasión que esta mujer de energía inagotable incorporó a su lista hace unos años. «Para mí el deporte es como respirar, es vida. Me hace afrontar nuevos objetivos y me hace ser mejor a todos los niveles», explica Dalix.

La mezcla de una dilatada experiencia, su estilo desenfadado y una personalidad chispeante, le han permitido implantar con éxito su método de entrenamiento, el 'Magali Train Better', que adapta a cada persona, lugar y deporte desde el centro que abrió hace unos años en Barcelona y que tendrá su réplica próximamente en Madrid.

VÍDEO

«Cuando quieres hacer cambiar el chip sobre el deporte tienes que cambiar el discurso y hacer reír a la gente; no se trata solamente de técnica o de seriedad, hay que conectar con las emociones», argumenta la entrenadora. Con esa premisa presenta su segundo libro, 'Tu nuevo yo', donde plantea un reto de diez días para empezar a correr. Las claves: objetivos alcanzables, distancias cortas, entrenamientos eficaces y mini rutinas que incorporar de forma sencilla al día a día.

«Si le preguntas a alguien si quiere correr, enseguida se imagina un triatlón o una carrera y te dice que no, pero si le pides que cierre los ojos y se recuerde corriendo de niño, su primera reacción es sonreír, porque nos recordamos jugando con amigos o corriendo a abrazar a alguien que quieres, no había meta ni objetivo, era correr por placer», relata entusiasmada. Su insistencia en conectar con las emociones viene de ver a tanta gente empezar con ganas y desistir al tercer día. «Su principal razón para empezar a hacer deporte es verse bien con la llegada del verano, pero el deporte no es un momento, sino una filosofía de vida, una manera de vivir. Se exigen demasiado sin ser deportistas y acaban sumando el estrés del deporte al que ya tienen en su vida diaria, cuando la realidad es que es mejor correr poco, pero regularmente, que no hacer nada. No es verdad que correr diez minutos no sirva», defiende Dalix.

En su libro desgrana un reto de diez días (el #superreto10) para empezar poco a poco, con rutinas cortas y sencillas. El objetivo, durante diez días consecutivos, correr una serie de kilómetros (dependiendo de la resistencia de cada uno) en fases de carrera combinados con ejercicios de fuerza. «Correr no tiene que tener una meta, ni ser una obligación, sino un placer, por eso intento explicar los beneficios, cómo entrenar mejor, cuáles son los errores más típicos, y trucos para hacerlo bien y que la gente se motive». Incluye también varias listas de música que comparte con sus seguidores en la plataforma de música digital Spotify. Y un diario donde el lector puede apuntar sus rutinas y autoevaluarse, todo ello salpicado con los conceptos motivadores que le ha enseñado el deporte: valentía, ilusión, compromiso, constancia, sinceridad, dedicación, motivación, perseverancia, exigencia y positividad. Y un deseo de su autora: «Felices agujetas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos