Cae en un bombardeo en Siria 'la voz francesa' del Estado Islámico

Fotografía sin fechar cedida este jueves por la Interpol, que muestra al yihadista francés Fabien Clain. /Efe
Fotografía sin fechar cedida este jueves por la Interpol, que muestra al yihadista francés Fabien Clain. / Efe

El Gobierno de Macron espera pruebas de ADN para confirmar la muerte de Fabien Clain, el yihadista que leyó la reivindicación de los atentados del 13-N

PAULA ROSASCorresponsal en París (Francia)

Era el yihadista más buscado por los servicios de Inteligencia franceses, aquel que puso voz a la reivindicación de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, en los que murieron 130 personas. Según los medios franceses, Fabien Clain habría muerto en un bombardeo en la ciudad siria de Baghuz, el último bastión del Estado Islámico. Su hermano Jean-Michel habría sido gravemente herido en ese mismo ataque de la coalición internacional el pasado miércoles. El Gobierno francés espera una prueba de ADN para oficializar su muerte.

Los servicios de Inteligencia sabían desde hace un tiempo que los hermanos Clain se escondían en esta región situada a lo largo del Eúfrates, pero no habían conseguido dar con ellos. Hasta hace menos de una semana, cuando varias informaciones confirmaban que habían sido detectados en Baghuz. Tras cuatro días de vigilancia, la coalición ordenaba el ataque, que la emisora de radio France Info atribuye a un dron estadounidense. Baghuz, donde se atrincheran entre 300 y 500 combatientes, ha sido objeto en las últimas semanas de un encarnizado bombardeo por parte de la coalición internacional, mientras que los ejércitos sirio e iraquí, así como los kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias, mantienen un cerco a la ciudad.

Francia conoció a Fabien Clain al día siguiente de los atroces atentados de París y Saint Denis. En un mensaje de cinco minutos colgado en internet, este normando confirmaba que los ataques en la «capital de las abominaciones y de la perversión» habían sido llevados a cabo por «soldados del califato», y afirmaba que «Francia es el principal objetivo del Estado Islámico». De fondo se escuchaba un 'nashid', un cántico musulmán tradicional que los yihadistas, a base de usarlos en sus vídeos, han dado a conocer en todo el mundo. El vocalista no era otro que su hermano Jean-Michel. El material para grabarlo, de última generación, lo compró en Toulouse poco después de los atentados contra el semanario 'Charlie Hebdo' y el supermercado kosher de París, en enero de 2015. En marzo de ese año se esfumó. Su destino: Raqqa, capital entonces del califato.

La historia de los Clain no se ajusta al arquetipo de los yihadistas occidentales, que suelen pasar de la delincuencia común a la yihad. Nacido en 1978 en Normandía y procedente de una familia católica practicante, Fabien se convirtió en los años 90 al islam, con tan solo 18 años. Dio rápidamente el paso a la versión más rigorista de la fe musulmana, y convenció a su hermano y hasta a su madre, que era catequista, para que también se convirtieran. Se mudaron a Toulouse, donde ambos hermanos se relacionaron con la red en la que también estaba Mohamed Merah -autor de los atentados de marzo de 2012 contra varios militares y una escuela judía en Toulouse, en los que murieron 7 personas-. La filial yihadista fue desmantelada en 2007 y Fabien condenado a 5 años de cárcel, de los que cumplió 3. Desde Raqqa se sospecha que los hermanos dirigieron a Ahmed Ghlam, que mató a una mujer en 2015 pero que planeaba un atentado contra una iglesia de Villejuif, en la periferia de París.

«Queremos explicaciones»

Los Clain eran los últimos terroristas vinculados con los atroces atentados de París que aún no habían muerto o sido capturados. En un ataque coordinado, 130 personas murieron y cerca de 500 fueron heridas en varios atentados simultáneos en el Estado de Francia, varias terrazas del centro de París y la sala de conciertos Bataclan. La noticia de su muerte ha dejado un sentimiento ambivalente entre los familiares de las víctimas, que habrían preferido que fuera capturado con vida para presentarlo ante la justicia francesa. «No queremos cadáveres sino explicaciones», ha señalado a la radio Europe1 George Salines. Su hija Lola murió en Bataclan.