La transcripción de la llamada a Zelenski confirma las acusaciones contra Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. /EP
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. / EP

El jefe de la Casa Blanca pidió al mandatario ucraniano «un favor» para investigar al hijo del exvicepresidente demócrata Joe Biden

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York

Bajo amenaza de 'impeachment', la Casa Blanca de Trump hizo pública este miércoles de manera expedita la transcripción de la llamada que hizo el pasado 25 de julio al presidente ucraniano Volodímir Zelenski, lo que ha sido considerado por muchos de sus propios correligionarios como un craso error. «No sé qué les hizo pensar que esto le ayudaría», confesó desconcertado el presidente del Comité de Inteligencia Adam Schiff. «En realidad es mucho más dañina de lo que nos habíamos imaginado».

Por el contrario, su interlocutor en esa llamada que le hace pasar a la historia como el tercer presidente en sufrir un proceso de 'impeachment' cree que «fue una llamada normal» y niega que le presionase. «Solo mi hijo (de seis años) puede presionarme. Somos un país independiente».

Su apoyo, que Trump agradeció públicamente, no es de sorprender. La transcripción, que en realidad son las notas apresuradas de los miembros de Inteligencia destacados ese 25 de julio en la Casa Blanca, revelan que Zelenski es un arduo admirador de Trump, o al menos juega ese papel. Y, además, ofrece una mirada íntima a la forma en la que Trump se relaciona con otros mandatarios. El cómico televisivo que ganó abrumadoramente las elecciones en abril se dedicó a acariciar el ego del presidente estadounidense cuando éste le llamó para felicitarle por su victoria en las legislativas.

«Te confieso que he aprendido de ti», le admiró. «Hemos usado muchos de tus talentos y conocimientos para ganar las elecciones». Para que no quedasen dudas utilizó su propio lenguaje al decirle que «vamos a drenar el pantano», uno de los eslóganes de Trump. «Eres un gran maestro para nosotros», aseguró.

Fue el preámbulo para quejarse de que no se implementen las sanciones a Rusia y rogarle mayor ayuda militar, a lo que Trump contestó pidiéndole «un favor», por su país, claro. «Me gustaría que averiguases qué pasó con toda esa situación de Ucrania …». Se refería al despido del fiscal general Viktor Shokin que investigaba a varios ejecutivos de la empresa energética Burisma Holding, de la que el hijo de Joe Biden, Hunter Biden, era consejero desde 2014. El embajador estadounidense presionó entonces para fuese despedido y el FMI amenazó con suspender el rescate si Ucrania no enfrentaba la corrupción. «Oí que era muy bueno y se lo quitaron de en medio, algo muy injusto», le dijo Trump al mejor estilo de 'El Padrino'. «Me gustaría que llegaras al fondo del asunto».

Los demócratas no daban crédito al leer la transcripción proporcionada por la propia Casa Blanca. «Así es como habla un jefe de la mafia», dijo estremecido el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, que redactará cargos contra él. «Primero le comunica todo lo que hace por él, luego le dice que no hay reciprocidad, y después le pide un favor: 'investiga a mi oponente'. Clásica extorsión de la mafia. 'Mi gente se pondrá en contacto contigo. Tienes un país muy bonito, sería una pena que le pasase algo». Zelenski acepta el juego y le tranquiliza. «Como hemos ganado la mayoría absoluta en el Parlamento, el próximo fiscal general será al cien por cien de mi confianza».

Trump lo deja todo en manos de su abogado personal Rudy Giuliani, sin cargo oficial en el Gobierno, que parece haber sustituido al convicto Michael Cohen como su hombre de confianza para lavarle los trapos sucios. «Le diré que te de una llamada y también voy a poner al fiscal general William Barr a llegar al fondo del asunto. Estoy seguro de que te las arreglarás. Tu economía va a ir mejor mucho, te lo anticipo. Es un gran país».

«¡Si fue perfecta!»

Al contraataque, el mandatario acusó este miércoles a los demócratas de haber planeado el escándalo para que coincidiera con la Asamblea General de la ONU porque «no les importa su país, ya no les importa nada», se quejó. «¿Hacerme un 'impeachment' por una llamada tan bonita? ¡Si fue perfecta! Lo que le están haciendo a este país es una desgracia».

La transcripción

La Casa Blanca publicó este miércoles las cinco páginas que ocupa la transcripción de la conversación entre Trump y Zelenski. En principio figuraba como un documento clasificado, pero fue desclasificado por orden del presidente.

Su apuesta es que este escándalo sirva para sacar a la luz lo que en su opinión hizo Joe Biden cuando era vicepresidente, extorsionar a otro país para obtener favores personales. «Es de lo que me acusan a mí, solo que yo no lo hice, no hubo quid pro quo». Una semana antes de la polémica llamada había ordenado a su jefe de Gabinete retener casi 400 millones en ayuda militar a Ucrania «para que los europeos dieran más».

En opinión de quienes apoyan el 'impeachment', si el Congreso de EE UU deja pasar ese abuso de poder que «viola la seguridad nacional», dijo la portavoz Nancy Pelosi, sus tácticas de mafioso se impondrán como normales en la diplomacia estadounidense. Con todo, según la última encuesta de Ipsos, la opinión pública estadounidense se opone al 'impeachment' por 47% a 39%, un factor con el que cuenta Trump al decir que los demócratas «lo pagarán muy caro» en las elecciones.

Cómico, actor, productor ypresidente de Ucrania
Volodímir Zelenski.

Volodímir Zelenski es presidente de Ucrania desde el pasado 21 de abril, cuando ganó en la segunda vuelta de las elecciones al anterior mandatario, Petro Poroshenko. Además, el partido de Zelenski se proclamó vencedor de las legislativas con las que renovó el Parlamento a mediados de julio. El original presidente ucraniano, de 41 años, estudió leyes pero nunca ejerció. Siempre tuvo clara su vena artística y ya en sus años de estudiante se hizo aficionado a un concurso de humor, KVN, de la televisión soviética, al que finalmente se presentó, y acabó ganando. Más adelante creó su propio programa, que aún sigue en antena. Se llama 'El servidor del pueblo', el mismo nombre que ha puesto a su partido.

Cómico, productor, actor y guionista, el político ucraniano se tomaba este miércoles con humor la polémica en la que se ha visto envuelto en declaraciones a una cadena de televisión rusa. «Nadie puede presionarme puesto que soy el presidente de un país independiente. Solo mi hijo de seis años puede hacerme ceder».

Más información: