Washington lanza un ultimátum a Europa

Donald Trump acompañado de Melania Trump./EP
Donald Trump acompañado de Melania Trump. / EP

Donald Trump amenaza con liberar a los presos europeos del Estado Islámico si los países de origen no se hacen cargo de ellos

MIKEL AYESTARANCorresponsal. Jerusalén

El presidente estadounidense, Donald Trump, sorprendió a todos en diciembre al anunciar la retirada de sus tropas de Siria y volvió a hacerlo este fin de semana al lanzar un ultimátum al «Reino Unido, Alemania, Francia y otros aliados europeos para que se hagan cargo de los más de 800 combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI)» capturados por las tropas estadounidenses en Siria «y les sometan a juicio». El presidente estadounidense advirtió a través de Twitter de que «la alternativa no es buena, porque estaríamos obligados a liberarlos...».

La amenaza de Trump llegó en plena recta final de los combates que lideran las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos y que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, para acabar con la presencia del EI en Baghuz, la última localidad bajo control yihadista que queda en Siria y que está situada en la provincia de Deir Ezzor, en plena frontera con Irak. Los combates se han intensificado en las últimas horas y, según los kurdos, los seguidores del califa, en su mayoría extranjeros, retienen a «mil civiles como rehenes».

«Hacemos mucho y gastamos mucho: es hora de que otros den un paso adelante y hagan el trabajo que son capaces de hacer. ¡Nos retiramos tras una victoria del 100% sobre el califato», afirmó en las redes sociales Trump, quien desde hace una semana espera con ansiedad el momento de anunciar la liberación del último núcleo urbano bajo control del EI, un paso que le ayudará a justificar la retirada de sus 2.000 hombres. Esta victoria, sin embargo, no supone el final de un grupo acostumbrado a trabajar desde la clandestinidad y cuyo líder, Abu Baker Al Bagdadi, sigue en paradero desconocido.

Carga inasumible

Las FDS consideraron «positivo» el ultimátum de Trump sobre los combatientes extranjeros y sus familias porque «es una carga que no podemos asumir», declaró Abdel Karim Omar, uno de sus portavoces. Desde París reaccionaron de forma inmediata y el secretario de Estado francés para seguridad interior, Laurent Nuñez, señaló que «si esos individuos regresan al territorio nacional, tienen todos procesamientos judiciales en curso, serán juzgados y encarcelados».

Se calcula que en su momento de mayor esplendor, en los años 2015 y 2016, la columna extranjera del EI estuvo formada por entre 30.000 y 40.000 combatientes llegados de un centenar de países, entre ellos unos 5.000 europeos (con Alemania, Francia y Reino Unido como principales lugares de origen), según los datos recogidos por el centro de investigación estadounidense The Soufan Group.