Rohaní rechaza dialogar con Trump y da un nuevo ultimátum a Europa

El presidente iraní, Hasán Rohaní, interviene en el Parlamento./ABEDIN TAHERKENAREH / EPA
El presidente iraní, Hasán Rohaní, interviene en el Parlamento. / ABEDIN TAHERKENAREH / EPA

El intento francés de convencer a Teherán con una ayuda millonaria de que vuelva al acuerdo nuclear choca con el inmovilismo de Trump

MIKEL AYESTARÁNCorresponsal. Jerusalén

Pese al avance de las conversaciones con Francia, Hasán Rohaní dio este martes un nuevo ultimátum a los firmantes europeos del pacto nuclear, muerto desde la retirada unilateral norteamericana. «Si de aquí al jueves las negociaciones no logran ningún resultado, anunciaremos la tercera fase de reducción de nuestros compromisos», adelantó el presidente de una Irán que hasta ahora ya ha dado dos pasos importantes que le alejan del acuerdo como aumentar sus reservas de uranio enriquecido más allá del límite fijado y superar el nivel de enriquecimiento de uranio autorizado (3,67%). Rohaní quiso acallar también los rumores sobre una posible reunión con Donald Trump en la próxima asamblea general de la ONU en Nueva York y aseguró que «por principio, no queremos negociaciones bilaterales con Estados Unidos».

La tensión entre Teherán y Washington crece desde que Trump se retirara del acuerdo firmado por Barack Obama en 2015 y volviera a imponer sanciones a la República Islámica. A finales de agosto, tras la cumbre del G-7 celebrada en Biarritz, el presidentes francés, Emmanuel Macron, abrió una pequeña puerta a la esperanza al invitar al ministro de Exteriores persa, Javad Zarif. El plan Macron para intentar mantener vivo el acuerdo pasaría por abrir una línea de crédito de 15.000 mil millones de dólares (13.670 millones de euros) a Irán, asegurada por el petróleo, a cambio de que vuelva a cumplir todos los compromisos pactados.

Relajar las sanciones

El problema es que Teherán tiene prisa, pero «quedan todavía muchas cosas por resolver», según el ministro de Relaciones Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian, para quien cualquier posibilidad de éxito de este plan pasa porque «necesariamente» Trump, derogue algunos puntos de las sanciones. Y hasta el momento el mandatario estadounidense es más partidario de endurecer los castigos que de ablandarlos. El propio Zarif confesó que, pese a los esfuerzos diplomáticos, Rohaní acabará anunciando una tercera ronda de medidas que alejará a su país del acuerdo.

Entre las condiciones impuestas por los franceses a Irán para obtener la línea de crédito estaría también «garantizar la seguridad en el Golfo y comenzar la negociación para un pacto nuclear posterior a 2025», fecha marcada por el anterior firmado en Viena, explicó a los medios Le Drian.

La economía persa depende de la venta de petróleo y por culpa de las sanciones permanece semiaislado del sistema financiero internacional, lo que le hace perder la casi totalidad de sus compradores de crudo. El pacto nuclear parece ya historia. El unilateralismo de Trump y el alejamiento posterior iraní lo han han enterrado.