El Papa llama al mundo a «invertir en paz» al recordar el fin de la Gran Guerra

El papa Francisco. /Efe
El papa Francisco. / Efe

«La página histórica del primer conflicto mundial es para todos un severo llamamiento a rechazar la cultura de la guerra», dijo Francisco tras el Ángelus

EFE

El papa Francisco afirmó este domingo que el recuerdo de la Primera Guerra Mundial debe ser «para todos» un «severo llamamiento» para «invertir en la paz», mientras en París se conmemora el centenario del armisticio que concluyó el conflicto.

«La página histórica del primer conflicto mundial es para todos un severo llamamiento a rechazar la cultura de la guerra y a buscar todos los medios legítimos para poner fin a todos los conflictos que aún ensangrentan muchas regiones del mundo», dijo tras el Ángelus. Y agregó: «Parece que no aprendemos».

El pontífice pronunció estas palabras mientras en París cerca de setenta jefes de Estado y de Gobierno conmemoran bajo el Arco del Triunfo el centenario del armisticio entre las potencias aliadas y Alemania que puso fin a la Gran Guerra en 1918.

«Masacre inútil»

El Papa recordó esa guerra y la calificó como «una masacre inútil», parafraseando a su predecesor Benedicto XV, cuyo pontificado coincidió con dicho conflicto.

«Digamos con fuerza: ¡Invirtamos en la paz, no en la guerra!», exclamó Francisco desde la ventana del Palacio Apostólico ante los fieles que escuchaban en la plaza de San Pedro, después de asegurar sus oraciones por las víctimas «de aquella enorme tragedia».

Asimismo apuntó que la vía para el mundo debe ser el ejemplo del «gran» san Martín de Tours, «que cortó en dos su manto para compartirlo con un pobre». «Que este gesto de humana solidaridad indique a todos la vía para construir la paz», sostuvo.

En la conmemoración del final de la Primera Guerra Mundial sonaron las campanas de la basílica de San Pedro del Vaticano a las 13.30.

«Testimonio valiente de los beatos españoles»

Por otro lado, el Papa ha recordado que el sábado tuvo lugar en Barcelona la beatificación del padre Teodoro Illera del Olmo, así como de 15 mártires, los cuales «fueron asesinados por su fe, en diferentes lugares y fechas, durante la guerra y la persecución religiosa del siglo pasado en España». «¡Alabamos al Señor por estos valientes testigos y aplausos para ellos!», ha reclamado.

Del mismo modo, ha comentado que el próximo domingo se celebrará el Día Mundial de los Pobres, fecha que contará con iniciativas de evangelización y oración, que también tendrán lugar en la Plaza de San Pedro del Vaticano. Según Francisco, se llevarán a cabo cuidados sanitarios con el objetivo de ofrecer tratamiento a los más necesitados durante una semana. «Espero que este Día fomente una creciente atención a las necesidades de los últimos, los marginados, los hambrientos», ha concluido.

 

Fotos

Vídeos