Detienen al alcalde italiano símbolo de la acogida a inmigrantes

El alcalde de Riace (Italia), Domenico Lucano./Mario Laporta (Afp)
El alcalde de Riace (Italia), Domenico Lucano. / Mario Laporta (Afp)

Domenico Lucano consiguió revitalizar Riace, un pequeño pueblo de Calabria, gracias a la llegada de extranjeros, lo que le supuso las críticas de Salvini

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

Riace era uno más de los núcleos urbanos del profundo sur italiano amenazados por la despoblación cuando, en julio de 1998, un velero cargado con 184 inmigrantes provenientes de Irak, Siria y Turquía llegó a sus costas. Domenico Lucano, uno de los vecinos, vio en aquellos desplazados una oportunidad para su pueblo, que sólo tenía algo de vida en la zona costera durante los meses de verano pero cuya parte antigua, situada en la montaña, parecía condenada a convertirse en una ciudad fantasma. Primero por medio de una asociación y desde 2004 como alcalde, Lucano consiguió que Riace llegara a ser un ejemplo de cómo la acogida a los inmigrantes puede revitalizar una comunidad.

Hoy viven allí unos 500 extranjeros (una quinta parte de los vecinos) y gracias a ellos vuelve a estar abierta la guardería, el colegio y el consultorio médico. Utilizando los fondos europeos, los recién llegados rehabilitaron las casas abandonadas y pusieron en marcha cooperativas y otras iniciativas empresariales hasta hacer de este pueblo de Calabria un símbolo internacional. Incluso Lucano fue incluido en 2016 en el número 40 de la lista de 50 líderes mundiales que elabora la revista 'Forbes'.

El sueño de integración y acogida que significa Riace quedó este martes en entredicho cuando se supo que Lucano había sido puesto la noche anterior en arresto domiciliario bajo la acusación de favorecer la inmigración ilegal. Se le imputan además irregularidades en la concesión del servicio de recogida de basuras, que habría adjudicado a dedo a dos cooperativas formadas por extranjeros y locales. Junto a Lucano también está siendo investigada su compañera sentimental, Tesfahun Lemlem. Según la Fiscalía, el alcalde se habría referido en una conversación a la posibilidad de que una joven nigeriana a la que se le había negado el derecho a asilo se casara con un italiano para que permaneciera en el país. No hay información sobre si el matrimonio llegó a producirse.

La detención de Lucano se produjo después de que lo pusiera en el punto de mira el ministro del Interior, Matteo Salvini. Desde que llegó al Gobierno, el líder de la Liga criticó la experiencia de Riace por considerar que es un foco de atracción para los extranjeros. Más tarde pasó a los hechos al bloquear la llegada de fondos para los proyectos de acogida en este pueblo calabrés hasta que este martes, Salvini reaccionó a la noticia del arresto preguntándose sobre «qué dirán ahora todos los 'buenistas' que querrían llenar Italia de inmigrantes». Entre esos 'buenistas' citó a Roberto Saviano, que había visitado la localidad con anterioridad. El célebre escritor comentó que en esta población «se han salvado vidas» y lamentó que su país se esté convirtiendo «en un régimen autoritario».

La detención de Lucano provocó una ola de indignación entre las asociaciones italianas favorables a la acogida de extranjeros. También desde España hubo criticas. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que estuvo en Riace el pasado verano, pidió una «reacción» de Europa ante lo sucedido. «La Italia de Matteo Salvini persigue y detiene a Lucano, hombre honesto, trabajador incansable, alcalde de Riace. Ejemplo de acogida y cohesión social. ¡Las ciudades europeas debemos reaccionar!», escribió Colau en las redes sociales. En la misma línea se expresó Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid.

El arresto de Lucano se conoció un día antes de que se cumpla el quinto aniversario de una de las mayores tragedias migratorias de nuestros días: la muerte de al menos 368 personas, en su mayoría mujeres y niños eritreos, debido al naufragio frente a las costas de Lampedusa del viejo barco con el que trataban de llegar a Europa.

 

Fotos

Vídeos