La muerte de un herido eleva a 43 las víctimas del derrumbe de Génova

Por la mañana los bomberos encontraron a una familia de tres personas fallecida bajo los escombros | La ciudad despide a las víctimas y pide justicia

AGENCIASRoma

El número de víctimas mortales del derrumbe de un viaducto en la ciudad italiana de Génova ascendió a 43, después de que haya fallecido uno de los heridos en estado grave, informaron fuentes hospitalarias. Se trata de Marian Rosca un conductor rumano de 36 años y que era uno de los nueve heridos, tres de ellos de gravedad, que seguían ingresados.

Durante la jornada también los equipos de bomberos encontraron entre los bloques de cemento al que se cree que es el último desaparecido, un italiano de Génova. Se trata de Mirko Vicini, trabajador de 31 años de la municipalidad genovesa de Amiu. Hay que decir, sin embargo, que la cifra de muertos podría aumentar ya que solo se están confirmando los fallecimientos de los cuerpos identificados.

Previamente los bomberos habían encontrado esta pasada noche a una familia de tres personas muerta bajo los escombros, han confirmado fuentes oficiales a Sky Italia. Los fallecidos fueron identificados como Cristian y Dawna Cecala y su hija de nueve años, Kristal, cuyos cuerpos sin vida han sido ya extraídos por los servicios de recuperación.

El automóvil encontrado completamente aplastado bajo un gran bloque de cemento que formaba parte del pilón de la estructura derrumbada cerca de la orilla izquierda del río Polcevera.

El Gobierno ya ha anunciado de una investigación administrativa para determinar las causas del colapso del puente y el proceso para revocar la licencia de explotación concedida a Autostrade, la empresa que gestiona el 80 por ciento de la red viaria de Italia. La Fiscalía lleva a cabo una investigación penal.

La sección central del puente, ubicado entre las ciudades de Polcevera y Génova y que conecta dos autopistas, se derrumbó en torno al mediodía del martes por causas que aún se desconocen.

Un funeral con muchas ausencias

Este sábado se ha celebrado en la ciudad italiana de Génova el funeral de Estado por las víctimas, aunque solo se ha despedido a 19 personas muertas en el derrumbe porque las demás familias prefirieron una ceremonia privada en protesta por cómo ha tratado el Gobierno la tragedia.

Al funeral, celebrado en uno de los pabellones del recinto ferial de la ciudad, acudió el presidente de la República, Sergio Mattarella, el primer ministro, Giuseppe Conte, los vicepresidentes Luigi di Maio y Matteo Salvini y otros representantes del Gobierno.

En el pabellón, cubiertos por coronas de rosas blancas, se habían depositado los féretros de 19 de las víctimas, entre ellos el ataúd blanco del niño de 8 años que falleció junto a sus padres.

Sobre algunos de los féretros se depositaron las banderas de los países de origen de las víctimas, ya que en el siniestro además de italianos murieron cuatro jóvenes franceses, dos albaneses, tres chilenos, un peruano y un colombiano.

Al lado de los ataúdes se encontraban los familiares que recibieron las palabras de consuelo de Mattarella, y también estuvieron presentes para manifestar su cercanía los jugadores de fútbol de los dos equipos de la ciudad, el Génova y el Sampdoria.

Con un fuerte aplauso recibieron las cerca 5.000 personas que se congregaron en esta ceremonia a algunos de los miembros de los equipos de bomberos que desde el martes han excavado sin pausa para extraer a los fallecidos y que siguen haciéndolo ya que se busca a una persona aún desaparecida.

Pero también fueron aplaudidos a su entrada en el pabellón los miembros del Gobierno que ha decidido tras el accidente revocar la concesión de gestión de las carreteras italianas a Autostrade per L'Italia.

Entre los presentes también estuvieron el presidente de Autostrade per L'Italia, Fabio Cerchiai y el consejero delegado, Giovanni Castellucci, a quienes el Gobierno acusa de la tragedia por incumplir supuestamente su deber de mantenimiento del viaducto.

Más información

Temas

Genova

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos