La Audiencia Nacional encarcela a los cuatro detenidos hoy tras la condena de Alsasua

La Audiencia Nacional encarcela a los cuatro detenidos hoy tras la condena de Alsasua

Se trata de los acusados que acumulan penas de hasta trece años de cárcel. El tribunal aprecia el riesgo de fuga que alegaba la Fiscalía

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Sección Primera de la Audiencia Nacional ha ordenado el ingreso en prisión incondicional de cuatro de los condenados por los incidentes de Alsasua. El tribunal aprecia el riesgo de fuga que alegaba la Fiscalía. Se trata de los acusados Jon Ander Cob, Julen Goikoetxea, Aratz Urraizola e Iñaki Abad, condenados a penas de entre nueve y trece años, y que fueron detenidos en sus domicilios a primera hora de hoy.

La decisión de ordenar su captura había sido tomada a petición de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que es la que ha pedido que se revoque su situación de libertad provisional.

El pasado viernes el tribunal falló que los incidentes de la madrugada de 15 de octubre de 2016 en la localidad navarra de Alsasua, cuando una multitud agredió a dos guardias civiles y a sus parejas, no constituyeron un acto terrorismo, aunque sí que fueron una acción movida por el «odio» y el «menosprecio y la animadversión» a la Guardia Civil. Pero el tribunal no encuentra indicios de que los procesados por apalear a los agentes tuvieran «vinculación o pertenencia» al entorno de ETA.

Julen Goicoechea, Aratz Urrizola y Jon Ander Cob fueron condenados el pasado viernes a 9 años de prisión, mientras que Iñaki Abad afronta una sentencia de 13 años de cárcel por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas. La Sala también condenó a Ohian Arnanz a 13 años de prisión, a Jokin Unamuno y Adur Ramírez a 12 años --estos tres en prisión desde 2016-- y a tan sólo dos años a Ainara Urquijo.

Para la sala no hay dudas de que las ocho personas que se sentaron en el banquillo de los acusados en la sede de San Fernando de Henares estuvieron involucradas en los incidentes.

El fallo también impone a los procesados indemnizaciones por las heridas sufridas por los funcionarios y sus parejas: 9.200 euros al teniente; 3.750 al sargento y 6.100 euros a cada una de las dos novias. Por secuelas y daños morales, deberán pagar a la pareja del teniente 45.000 euros y 25.000 a la del sargento.

El tribunal impuso las penas más altas posibles por esos tipos penales 'no terroristas' por entender que en la actuación de los ochos agresores concurren las agravantes de «abuso de superioridad y de odio». En esa línea, la resolución considera probado que los acusados actuaron movidos por la «animadversión y menosprecio» hacia la Guardia Civil y por motivos «claramente ideológicos».

 

Fotos

Vídeos