Meritxell Batet, la encargada de rehacer puentes

Meritxell Batet./Efe
Meritxell Batet. / Efe

La dirigente del PSC tiene entre manos el reto de propiciar el diálogo entre Sánchez y Quim Torr

CRISTIAN REINOBarcelona

Meritxell Batet (Barcelona, 1973) casi siempre ha sido del núcleo duro de confianza de Pedro Sánchez. Fue la número 2 de la lista por Madrid en las elecciones del 20-D de 2015, lideró el cartel de los socialistas catalanes en la repetición electoral del 26-J de 2016 y formó parte del gobierno en la sombra que el líder socialista presentó antes de estos últimos comicios. Como todos los diputados del PSC, se mantuvo firme en el 'no es no' a Rajoy y fue apartada de la dirección del grupo socialista en el Congreso. Pero, aunque apoyó a Patxi López en las primarias del PSOE, Sánchez siguió confiando en ella.

Ahora asume la cartera de Administraciones Territoriales (en el gobierno en la sombra era 'vicepresidenta') y llevará el timón del diálogo con Cataluña. Es la encargada de tomar el pulso, escuchar el latido (según la traducción de su apellido) de las reivindicaciones catalanas. Reconoce que la cuestión catalana debe ser afrontada como un problema político y no debe ser resuelta solo a través de los tribunales, como cree que ha hecho el PP durante los últimos seis años. Tiene ante sí uno de los retos más complicados del ejecutivo de Sánchez, ya que los puentes entre los Gobiernos central y catalán están dinamitados tras años de proceso secesionista.

Defiende que la relación entre el PSC y el PSOE demuestra que el encaje de Cataluña dentro de España es posible y así lo defendió en 2017 cuando las relaciones entre los dos partidos hermanos estuvieron a punto de saltar por los aires. Como profesora de Derecho Constitucional es una convencida del federalismo, la receta de los socialistas para tratar de seducir a una parte de los catalanes que quieren separarse de España. Tras el debate de la moción de censura, consideró que Sánchez está «dispuesto a abrir un diálogo sincero, a hablar con el Gobierno de la Generalitat para buscar salidas políticas al gran problema político que tenemos entre Cataluña y el resto del Estado».

Ha sido diputada en el Congreso en las últimas cinco legislaturas. Allí conoció a su ahora exmarido, el dirigente del PP, José María Lassalle, con quien tiene dos hijas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos