En busca y captura el acusado de retener y amenazar de muerte a sus compañeras de piso en Granada

Audiencia de Granada./Ep
Audiencia de Granada. / Ep

Anunció en Internet a una de ellas, sin su consentimiento y con nombre real, como «masajista erótica»

IDEALGranada

La Audiencia de Granada ha dictado orden de busca, captura y presentación ante el tribunal, por no haber comparecido este martes en el juicio, contra un joven acusado de coaccionar, detener ilegalmente, amenazar y lesionar a sus compañeras de piso, a las que llegó a encerrar en una habitación con un candado.

El joven, de 30 años, se enfrenta a una petición de la Fiscalía de once años de cárcel por un delito de coacciones, dos de detención ilegal, dos de amenazas, uno leve de daños y otros dos leves de lesiones.

El juicio por estos hechos estaba fijado para este martes en la sección primera de la Audiencia de Granada, que ha dictado una orden de busca, captura y presentación ante el tribunal contra el acusado por no haber acudido a la vista oral.

La Fiscalía también pide para él la prohibición de acercarse a menos de 150 metros de los domicilios, lugares de trabajo o cualquier otro que frecuenten y de comunicarse con las dos mujeres durante cinco años, de acuerdo a la petición de la Fiscalía.

La acusación pública relata en su escrito que el día 7 de diciembre de 2016, sobre las 23.00 horas, el acusado insertó en una página de internet un anuncio en el que en nombre de su compañera de piso, sin su consentimiento y con ánimo de perjudicarla y alterar su vida cotidiana, ofrecía a la misma como masajista erótica.

A partir del día siguiente ésta recibió numerosas llamadas de personas que solicitaban sus servicios sexuales, recoge la Fiscalía.

Además, sobre las 0.30 horas del 12 de diciembre de ese mismo año y en el transcurso de una discusión con sus compañeras de piso, dos hermanas con las que vivía en Granada capital, las encerró en una habitación mediante la colocación de un candado.

Para escapar, las denunciantes tuvieron que romper la puerta de la habitación tras quince minutos intentando sin éxito salir de la misma.

A continuación y para impedir que una de ellas lo grabara con el móvil, se lo arrebató, lo que motivó que ambas se lanzaran sobre el acusado para recuperarlo.

El acusado comenzó entonces a propinarles mordiscos en diversas partes del cuerpo para menoscabar su integridad física y, a continuación, cogió un cuchillo para intimidarlas y con el que llegó a amenazarlas de muerte.

Ambas salieron entonces apresuradamente de la casa y se refugiaron en la de una vecina donde llamaron a la policía, cuyos agentes constataron las lesiones de las denunciantes y cómo el acusado arrojó el teléfono por la ventana del domicilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos