Camps niega que negociara con Ecclestone la Fórmula 1

Francisco Camps, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia./Irene Marsilla
Francisco Camps, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia. / Irene Marsilla

El expresidente de la Generalitat mantiene que el Gran Premio de Europa en Valencia ha sido el proyecto más rentable de la historia de la Comunitat

A. RALLO / EFEValencia

Francisco Camps ha exhibido de nuevo su teoría de la conspiración antes de declarar ante la juez que investiga las irregularidades en la organización de la Fórmula 1 en Valencia. El expresidente de la Generalitat ha recordado que la causa nace de una denuncia en Fiscalía Anticorrupción de un partido de la oposición y que ahora mismo el PSPV ejerce la acusación popular. El fiscal decidió en su día presentar una querella al apreciar indicios de criminalidad en los hechos relatados en la denuncia. Hoy Camps ha tenido que explicar por primera vez su versión de aquellos acontecimientos, cómo se gestó la prueba en 2006 y 2007, hace ya más de diez años. Es la segunda vez que declara tras su comparecencia en el asunto que investiga el amaño en el diseño del circuito, otra de las investigaciones judiciales que han terminado enterrando su reputación.

Tras una hora y media de declaración, ha evitado comentar el contenido de su declaración y ha insistido en que todo es consecuencia de Compromís y PSPV que desean una Valencia débil para que Cataluña se haga más fuerte y pueda ejecutar su plan de los países catalanes. De igual modo, ha presumido de que la Fórmula 1 ha sido el evento más rentable de toda la Comunitat Valenciana. «¿Por qué los catalanes siguen teniendo F-1 y nosotros no?», ha lamentado.

Francisco Camps ha mantenido un tenso intercambio de palabras con la fiscalía Anticrorrupción e incluso con el abogado de la Generalitat a lo largo de su comparecencia en la que se ha desligado absolutamente de la gestión y el nacimiento de la F-1. El expresidente ha explicado que con Bernie Ecclestone nunca habló de nada importante, asuntos sin importancia y que ni mucho menos negoció con él la llegada de la F-1 y sus condiciones. También ha mostrado su desconocimiento acerca de Valmor, la empresa creada para el evento. Ha dicho que fue una idea del expresidente valenciano José Luis Olivas y que le llamaron para comentárselo y que le pareció una buena propuesta. De igual modo, se ha distanciado de su supuesta mano derecha, Belén Reyero. «Nunca le di instrucciones», ha precisado. Incluso ha negado que fuera una persona de su máxima confianza. Todo lo contrario que declaró esta misma semana la persona de la administración que negociaba directamente con Bernie Ecclestone.

«Una cuestión puramente política»

Camps ha asegurado que su encausamiento por las supuestas irregularidades en la organización de la Fórmula Uno en Valencia es un asunto político, del que ha responsabilizado a Compromís, «un partido catalanista que quiere que haya Fórmula Uno en Barcelona y no en Valencia».

Camps ha hecho estas declaraciones instantes antes de comparecer como investigado ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Valencia, que dirige una investigación que tiene su origen en denuncias del PSPV-PSOE y Esquerra Unida. «Esto es una cuestión puramente política y estoy al servicio de la justicia para seguir defendiendo mis planteamientos políticos, que creo que siguen intactos«, ha afirmado.

«Compromís es un partido catalanista que quiere que en Barcelona haya Fórmula Uno y no en Valencia. Es el que hizo la denuncia, si eso no es política ya me dirán qué es», ha asegurado el expresident, quien también cree que el PSPV «actúa siempre contra los intereses de la Comunitat».

«No quieren que Valencia esté al nivel de Barcelona, siempre han creído que debe ser subsidiaria de Cataluña y les dolía profundamente la Fórmula Uno», ha insistido Camps, quien ha subrayado que, sin embargo, el actual Consell -formado por PSPV y Compromís con el apoyo parlamentario de Podem- ha continuado con la política de grandes acontecimientos al continuar con la Volvo Ocean Race de vela.

«La Fórmula Uno les dolía porque era el que más daño les podía hacer a Cataluña y a su Gran Premio. Todo aquello que hiciera de Valencia una ciudad con capacidad de competir con Cataluña es algo que Compromís ha intentado desmontar todos estos años y sigue haciéndolo. Hace de Valencia una ciudad imposible, por eso espero que el año que viene gobiernen otras personas que crean en la Comunitat, los valencianos y el futuro de nuestra tierra«, ha agregado. A su juicio, la rentabilidad de estos grandes eventos deportivos «es evidente», como según ha afirmado tiene intención de explicar ante la jueza.

«No tengo una casa de 600.000 euros como Iglesias»

Preguntado por si atenderá a los periodistas tras la declaración en la puerta principal de los juzgados, Camps ha respondido afirmativamente y ha bromeado al señalar: «No tengo una casa fuera de Valencia de 600.000 euros como Pablo Iglesias, así que me tendrán aquí siempre«.

Sobre la inminente entrada en prisión de la que fue su consellera de Turismo y expresidenta de Les Corts Milagrosa Martínez por la pieza del caso Gürtel relativa al pabellón valenciano en Fitur, Camps se ha limitado a responder: «Ya imaginarán cómo me siento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos