Colau vuelve a colgar el lazo amarillo de la fachada del Ayuntamiento de Barcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau a su llegada al ayuntamiento de la ciudad. / EFE

La decisión abre la primera crisis con el PSC, con quien aún tiene que pactar el acuerdo de gobierno

CRISTIAN REINOBarcelona

Ada Colau avisó en el pleno de su investidura del sábado pasado que no sería una alcaldesa independentista, pero tampoco antiindependentista. Su intención es mantener una posición de una cierta neutralidad entre ambas posiciones. Anunció además que, en la primera reunión de la junta de portavoces del nuevo consistorio, llevaría a votación la restitución del lazo amarillo que colgaba de la fachada del Ayuntamiento de Barcelona y que retiró por orden de la Junta Electoral.

Los concejales que formarán parte de la futura junta de portavoces se han reunido este mediodía y han decidido, con la opinión favorable de los comunes, JxCat y ERC, que la pancarta con el lazo amarillo vuelva a presidir la fachada del consistorio barcelonés. Según han apuntado fuentes de los comunes, no ha habido una votación formal porque el asunto se ha abordado en una reunión previa a la constitución de la junta de portavoces.

Esquerra y JxCat han apuntado que Colau tenía que haberlo colgado antes, ya que la orden de la Junta Electoral que le obligó a retirarlo solo afectaba al periodo electoral de abril y mayo. Quim Torra, de hecho, volvió a colgarlo en el balcón del Palau de la Generalitat justo el día después de las elecciones del 26 de mayo.

La decisión de Colau, la primera que adopta tras su reelección el sábado pasado, supone el primer encontronazo con sus socios socialistas, que votaron a favor de la investidura de la dirigente de los comunes para que Barcelona no esté subordinada al 'procés'. Barcelona en Comú y el PSC se han dado 15 días para pactar el acuerdo de gobierno, pero es un hecho significativo que en su primera decisión haya unido sus fuerzas a los grupos independentistas y no a PSC y Valls, que fueron quienes permitieron su investidura. Jaume Collboni ha señalado esta mañana en TV3 que colgar símbolos en el balcón que no tengan un amplio consenso es un «error». La suma de los comunes, ERC y JxCat asciende a 25 concejales sobre un total de 21. Se espera que Colau ejecute la decisión adoptada en la junta de portavoces en las próximas horas.

«Si quiere un lazo que lo ponga en su casa o en solapa», ha afirmado el concejal del PP, Josep Bou. El edil popular ha advertido de que «si puede, lo quitará».