Los críticos de IU cargan contra Garzón e Iglesias por el fracaso en las andaluzas

Los críticos de IU cargan contra Garzón e Iglesias por el fracaso en las andaluzas
EFE

Llamazares o Lara piden acabar con «estériles tacticismos cortoplacistas» para poder frenar a la derecha

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El varapalo en las autonómicas de Adelante Andalucía, la confluencia entre Podemos e Izquierda Unida, ha insuflado aire a los críticos con la alianza impulsada por Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

En el caso de IU, exdirigentes como Gaspar Llamazares o Cayo Lara han firmado un manifiesto en el que culpan tanto a su coordinador federal como al líder de Podemos de no haber sabido frenar a la derecha. El texto crítica la ineficacia de las nuevas formaciones de izquierda surgidas en Europa a raíz de la crisis, entre las que, además de las españolas, se cita a la griega Syriza o a la Francia Insumisa. «Es urgente, por tanto, que la izquierda y las fuerzas progresistas inviertan esta deriva abandonando sus inercias, su confusión y su ambigüedad. La confianza mágica en que el tiempo acabará por darnos la razón, los discursos autocomplacientes, las promesas simplistas y demagógicas y las miserias oportunistas son lastres que es imprescindible eliminar», se señala.

También se hace referencia a la guerra abierta entre Unidos Podemos y el PSOE por la hegemonía de la izquierda: «En el año 2015, cuando se constituyó el gobierno portugués, la izquierda española apenas prestó atención a este hecho porque estaba demasiado ocupada en conseguir (o evitar, según el caso) el famoso 'sorpasso' y porque algunos estaban demasiado distraídos con la supuesta, próxima e inevitable ruptura del «régimen del 78» y con remediar el «fiasco» de la transición«.

Los críticos lamentan además que «cuando, en diciembre del 2015, las elecciones generales se tradujeron en una ligera mayoría de la izquierda, se optó por arrojar al sumidero de la historia este «insignificante» botín y se forzó la convocatoria de una nuevas elecciones en las que la izquierda perdió terreno y la derecha recuperó su hegemonía». Y se añade que «seis meses después de la investidura de Sánchez, una parte de los apoyos parlamentarios ha roto con el Gobierno y su socio mayoritario ya lo da por liquidado».

Los firmantes abogan por una unidad de la izquierda para frenar a la derecha, algo que como paso previo debe contar con la aprobación de los Presupuestos que mantegan con vida la legislatura. «La deseable aspiración a la unidad de acción de la izquierda política y social española debe ser real y basarse en el respeto a la pluralidad y no en pretensiones de hegemonía excluyente, en el reproche mutuo, en estatutos de limpieza de sangre o en estériles tacticismos cortoplacistas», concluye el manifiesto en una muy poco velada crítica hacia Iglesias.

 

Fotos

Vídeos