Detenido en Vitoria el presidente de una asociación cultural acusado de pertenencia al Daesh

La Policía le acusa usar «ayudas sociales» en la formación de yihadistas

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, en colaboración con el CNI, han detenido este lunes en Vitoria a Izzedine Boutiba, de 36 años y nacionalidad argelina, por su presunta integración en la organización terrorista Daesh. Además, se ha practicado el registro de su domicilio.

Esposado, con las manos a la espalda y la cabeza cubierta, el detenido ha negado ser terrorista en el momento en el que salía de su vivienda para ser conducido a dependencias policiales. «Juro por Dios que no soy terrorista. Soy antiterrorista, lo juro por Dios», ha gritado Boutiba.

Según el Ministerio del Interior, el arrestado «aprovechaba su cargo como presidente de una reconocida asociación cultural de Euskadi para difundir con mayor facilidad el credo yihadista entre los miembros de la comunidad islámica vasca». Entre sus proyectos estaba crear una escuela para adoctrinar desde la infancia a los niños musulmanes que acudiesen a ella.

La Policía afirma que en los últimos cuatro años el detenido ha desarrollado numerosas acciones presuntamente destinadas a favorecer e impulsar la actividad de DAESH entre ellas, divulgar y extender la doctrina fundamentalista sunnita, realizar labores de captación directa y remota, favorecer el regreso de yiahdistas de zonas conflictos a Europa o colaborar con otros yihadistas que aún permanecen en Siria

Unas labores de captación que además también realizaba de manera remota. Las investigaciones realizadas indican que el detenido adoctrinó a través de redes sociales a una persona que de manera sistemática enviaba material audiovisual al objeto de inocular en ella el pensamiento de hacer la yihad. Además de intentar aislarla de su familia, centró sus esfuerzos en que aprendiese marketing online e idiomas para distribuir más eficazmente la propaganda de Daesh, acorde a su consiga de «ahí empezará la ayuda verdadera».

Los servicios de Informacion sostienen que eel detenido recibía ayudas económicas por desempleo mientras obtenía recursos de un negocio propio encubierto de venta por Internet. En su labor de «alienación remota», las pesquisas policiales indican que su intención era «destinar estas ayudas sociales al mantenimiento de adoctrinados que después apoyarían su idea de reconstruir el caído califato de Daesh».

El arrestado, afirma la Policía, llegó a amenazar con un arma blanca a agentes de la autoridad gritando «voy a matar policías». Otra vez agredió a una pareja de policías, hecho por el que fue detenido por atentado contra la autoridad.

La investigación -que ha contado con la colaboración de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián, la Brigada Provincial de Información de Vitoria y Europol- se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción Número 2 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.