El Gobierno afirma que el PP estuvo de acuerdo en 2011 con la ley de abusos policiales

La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá./EFE
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. / EFE

Tacha de «absolutamente inaceptable» el desprecio de EH Bildu a las fuerzas de seguridad del Estado

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El Gobierno no acaba de entender el anuncio de Pablo Casado de recurrir ante el Tribunal Constitucional la ley de reparación las víctimas de abusos policiales aprobada este jueves por el Parlamento vasco porque el PP formó parte del acuerdo adoptado en 2011 en la Cámara de Vitoria para impulsar esa misma normativa. Fue una decisión, ha recordado la ministra portavoz del Gobierno, adoptada por unanimidad con la excepción de UPyD. El PP, sin embargo, votó ayer en contra de la ley, que fue aprobada con los apoyos del PNV y PSE y la abstención de Podemos y EH Bildu.

Isabel Celaá ha rechazado que aprobar la ley signifique una «equiparación» entre las víctimas del terrorismo de ETA y las de los excesos policiales entre 1978 y 1999, como ha denunciado el PP. Ha señalado que los miembros de las fuerzas de seguridad del Estado fueron un objetivo preferente de la banda terrorista y se merecen «todo el respeto y todo el honor» de la sociedad. Mientras que las víctimas de los excesos policiales son «pocas», sus casos están muy bien definidos y también requieren una reparación, como la que recibieron las víctimas del terrorismo o del franquismo.

La ministra también ha considerado «absolutamente inaceptables» los insultos del parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga a los miembros de la Policía y la Guardia Civil que siguieron el debate de esa ley en la Cámara vasca. El diputado de la izquierda abertzale tachó a los representantes de las fuerzas de seguridad de «nazis y franquistas» con un comportamiento «indignante, inaceptable y asqueroso». Unas palabras que motivaron el abandono del pleno de los parlamentarios del PP.

«Un incidente lamentabilísimo», afirmó Celaá. Ese tipo de actitudes demuestra, ha proseguido la portavoz gubernamental, que EH Bildu «tiene cuestiones pendientes de hacer con la democracia». Entre ellas, ha subrayado, pedir perdón por los crímenes de ETA.

Más información