Un parlamentario de Bildu llama «nazis» y «asquerosos» a policías y guardias civiles

Tensión entre Bildu y sindicatos policiales en el debate de la ley de abusos. /Efe
Tensión entre Bildu y sindicatos policiales en el debate de la ley de abusos. / Efe

La Cámara vasca registra el momento más tenso de la legislatura en el debate sobre la ley de abusos | Tejeria amaga con suspender la sesión y expulsa a un aforado mientras el PP la abandona como protesta

OCTAVIO IGEA

Monumental bronca en el Parlamento vasco que ha llevado a la presidenta de la Cámara a amagar con suspender la sesión y a expulsar al aforado de Bildu Josu Estarrona después de que el PP haya abandonado el hemiciclo durante unos minutos como señal de protesta. El detonante ha sido la intervención del independentista Julen Arzuaga en el debate sobre la ley de abusos policiales que siguen desde la tribuna de espectadores representantes de diferentes sindicatos de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Ertzaintza.

Arzuaga, que aduce haber sido insultado desde el gallinero, ha comparado a los visitantes «con los nazis» y les ha llamado «asquerosos» antes de asegurar que la situación era «insoportable». «Es suficiente», ha añadido antes de que el escándalo haya obligado a detener la sesión durante varios minutos.

Paradójicamente, se sabe desde hace días que la reforma de la ley de abusos policiales, que pretende reparar a las víctimas de torturas, va a salir adelante. La pactaron los gobiernos central y vasco, así que la apoyarán PNV y PSE y se aprobará merced a la abstención de EH Bildu y Elkarrekin Podemos. Pero lo que se intuía como un debate más, ha generado un encontronazo no visto en años.

Fuentes de EH Bildu aseguran que los representantes de los sindicatos Sipe y Jusapol le han llamado «terrorista» desde la lejanía, le han hecho una «peineta» y le han dado la espalda cuando iba a hablar mostrando camisetas con la bandera de España como muestra de «desprecio»

Arzuaga ha sido el tercero en tomar la palabra desde la tribuna de oradores. Fuentes de EH Bildu aseguran que los representantes de los sindicatos Sipe y Jusapol le han llamado «terrorista» desde la lejanía, le han hecho una «peineta» y le han dado la espalda cuando iba a hablar mostrando camisetas con la bandera de España como muestra de «desprecio».

Quejas de EH Bildu

Ahí ha explotado la sesión. Arzuaga ha montado en cólera, lo que ha llevado a Bakartxo Tejeria a parar su discurso. La presidenta ha pedido al representante de EH Bildu «respeto» a los visitantes y ha amenazado con suspender la sesión entre las quejas de la bancada de la coalición soberanista.

Iker Casanova la ha acusado a gritos de ser «parcial», Unai Urruzuno ha estado a punto de ser expulsado por las protestas y Josu Estarrona ha acabado fuera. La portavoz del grupo, Maddalen Iriarte, ha pedido que todo lo dicho en la sesión se mantenga en el diario de sesiones, algo que ha rechazado Tejeria al considerar que son «insultos».

La situación no ha acabado ahí. Parlamentarios del PP se han encarado con Arzuaga, mientras abandonaban la sala como protesta por sus palabras y, al volver a sus escaños –una vez que el representante de Bildu ha terminado– han tenido rifirrafes con integrantes del PSE.

Desde su escaño, Jone Goirizelaia (Bildu) ha recriminado a la presidenta del Parlamento su actitud y le ha recordado que no existe ningún artículo en el reglamento de la Cámara que le permitiera llamar la atención a su compañero. Además, ha pedido que se analice lo que ha pasado en la tribuna de invitados por si cabe impulsar accciones legales contra ellos.

Durante el debate, las líderes del PSE y Elkarrekin Podemos, Idoia Mendia y Pili Zabala, respectivamente, han reprochado a la izquierda abertale que «se le hayan colado demonios del pasado». La cosa no ha terminado aquí ya que Larraitz Ugarte, al inicio del siguiente punto del debate plenario, les ha contestado que lo que se han colado han sido «elementos incontrolados, que si hacen esto aquí, que no harán en los calabozos».