1.500 mossos, policías y guardias civiles blindarán el Consejo de Ministros en Barcelona

1.500 mossos, policías y guardias civiles blindarán el Consejo de Ministros en Barcelona

Los grupos radicales se proponen bloquear aeropuertos, vías férreas y autopistas, y colapsar el tráfico en todas las carreteras

MELCHOR SÁIZ-PARDO MadridCRISTIAN REINO Barcelona

Un dispositivo de 1.500 agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra convertirá este viernes la Llotja de Mar, en Barcelona, en un fortín para permitir que se celebre el Consejo de Ministros a pesar de las protestas previstas por los grupos radicales independentistas. Cerca de un millar de los agentes previstos para la operación de blindaje de la que es la sede de la Cámara de Comercio de Barcelona serán mossos y los otros 500 policías y guardias civiles.

La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, ha presidido este lunes una reunión de los mandos policiales encargados del diseño del operativo. Acudieron el jefe de Mossos, Miquel Esquius; el jefe superior de la Policía, José Antonio Togores; y el general jefe de la Guardia Civil en Cataluña, Pedro Garrido. En los últimos días se han celebrado ya cinco reuniones de este tipo y se repetirán en los próximos días.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dijo tener «confianza plena» en que el cuerpo de seguridad catalán garantizará la seguridad, mientras que la Policía Nacional y la Guardia Civil serán «coadyuvantes» y darán un refuerzo «proporcional y razonable».

Los Mossos d'Esquadra liderarán el operativo, como cuerpo con la plena competencia de la seguridad ciudadana en Cataluña. De los mil agentes de los Mossos, 600 serán de la unidad de antidisturbios, en el ojo del huracán del independentismo por las cargas que realizaron contra los CDR en Girona y Terrassa el pasado 6 de diciembre. El presidente de la Generalitat cuestionó a los Mossos y pidió purgas en la cúpula policial a su consejero del Interior, pero la crisis se saldó sin destituciones. Se da la circunstancia de que el consejero de Interior, Miquel Buch, y su número dos, Brauli Duart, viajaron el lunes a Bruselas a reunirse con Carles Puigdemont.

El despliegue del operativo empezará el jueves, toda vez que los CDR ya han anunciado que se manifestarán ese día frente al Hotel Princesa Sofía, donde está previsto, pero no confirmado, que el presidente del Gobierno, junto con seis ministro, acudan a una cena organizada por la patronal catalana Fomento del Trabajo, con la asistencia de unos 800 empresarios. «Su cena, nuestra miseria. Tumbemos el régimen», rezaba la convocatoria firmada por los CDR, la CUP y Arran.

Los autodenominados Grupos Autónomos de Acción Rápida (GAAR), el brazo más radical de los CDR, han publicado este lunes la segunda parte de su 'Cancionero', su manual para los sabotajes para el 21-D. Estos grupos, que cuentan con más de 6.000 seguidores en sus canales y que nacieron a principios de diciembre, concretan en ese documento las acciones previstas para el próximo viernes, entre ellas bloquear el aeropuerto de El Prat y el puerto de Barcelona o impedir los movimientos de la policía esa jornada.

El listado de objetivos es muy vasto, desde entorpecer el «tránsito rodado» a «bloquear los centros neurálgicos» como «puertos, aeropuertos y centros logísticos». Los GAAR proponen sabotajes en las autopistas y sus accesos, salidas y peajes; además de en carreteras nacionales, comarcales; carreteras interurbanas; rotondas y «todo tipo de accesos donde haya una alta concentración de tráfico donde se puedan provocar retenciones y bloquear al mismo tiempo todas las rutas alternativas». Consideran esencial para ello bloquear las cocheras de autobuses y centros logísticos de Cataluña.

Además de «inutilizar semáforos», los GAAR se proponen bloquear los parkings de la Junquera «donde se dirigen los camiones en caso de cortes, para que sean los propios camiones quienes colapsen la autopista, impidiendo la llegada de los vehículos de desbloqueo».

Tráfico ferroviario

Aspiran a colapsar el tráfico ferroviario a través del ataque contra catenarias, sabotajes en la conexión entre vías y en las agujas. «Estirar palancas de emergencias desde dentro del tren. Se recomienda hacerlo cuando el tren está parado no cuando ya está en marcha, para evitar peligro de accidente y lesiones a los pasajeros, además facilitar la fuga», es otra de las recomendaciones del nuevo manual.

El documento, que insiste en llevar a cabo ataques a «transformadores de zonas industriales de baja potencia», insta a 'hackear' webs y «cuentas» de instituciones como el Ibex o la Policía. De hecho, las «fuerzas del orden» son objetivo prioritario para el 21-D. «Cortad accesos a las cocheras de las lecheras (.) Rodead con barricadas las fuerzas del orden, por ejemplo en las calles colindantes o cercanos a las comisarías, a fin de que los que están patrullando fuera no puedan volver», son otras instrucciones.

 «Consideramos que no tiene ningún sentido actuar contra las fuerzas del orden directamente ya que es muy arriesgado teniendo en cuenta que lo que se pretende es un desbordamiento y no un enfrentamiento directo», concluye el nuevo manual.

Más información