Jordi Sànchez: «No hay ningún independentista que rechace, sin más, la vía unilateral»

Jordi Sànchez. /Efe
Jordi Sànchez. / Efe

El exlíder de la ANC, para quien la Fiscalía pide 17 años, exige al presidente que «arriesgue» para buscar una solución en Cataluña

DAVID GUADILLA

Jordi Sànchez (Barcelona 1964) es uno de los doce líderes soberanistas que desde el próximo martes se sentarán en el banquillo del Tribunal Supremo. La Fiscalía pide 17 años de prisión para el exlíder de la ANC y primer presidente de la Crida, el proyecto apadrinado por Carles Puigdemont, por dos delitos de sedición y rebelión. La acusación popular, representada por Vox, la eleva hasta los 67. En prisión preventiva desde el 16 de octubre de 2017, la entrevista se ha realizado a través de un cuestionario.

- Llegados a este punto, ¿sirvió para algo el referéndum del 1-O y la declaración de independencia?

Para evidenciar el fracaso del modelo autonómico y la voluntad de una mayoría de los catalanes de solucionar la crisis política mediante las urnas, con el ejercicio democrático de la autodeterminación.

- ¿No ha fracturado al soberanismo?

El soberanismo siempre ha sido plural. Es falso que esté fragmentado. Lo que si es cierto es que la respuesta del Estado encarcelando y persiguiendo al Govern y a los dirigentes de las entidades soberanistas y aplicando el 155 ha generado desconcierto.

- ¿Cómo valora que Oriol Junqueras rechace ahora la vía unilateral?

El partido de Junqueras aprobó en su último congreso, hace menos de 9 meses, que ERC no podía renunciar a la vía unilateral. Creo que en Cataluña, después de la aplicación del 155 y de la actitud del Estado de negar el diálogo, no hay ningún independentista que rechace, sin más, la vía unilateral.

- ¿No teme que si el juicio se azuza de una manera política quiebre aún más la convivencia en Cataluña?

 Es un juicio político. Lo que genera tensión en Cataluña es la sensación de vulneración de derechos y lo que indigna es nuestra prisión preventiva y el relato de la violencia. Ha habido más violencia en la huelga de los taxistas estos últimos días que a lo largo del 'procés'.

- ¿Asume las penas que le pueden caer?

Sé que saldré absuelto si hay un juicio justo. Ya sea ahora o en el recurso que si hay condena tendrá que resolver el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

- ¿Merece la pena pasar años en prisión, alejado de su familia, por algo que no comparte gran parte de la sociedad catalana?

¿Alguien cree que gran parte de la sociedad catalana no comparte votar? Yo no era diputado, no era miembro del Govern. Era presidente de una entidad civil que su delito fue movilizar durante cinco años seguidos a centenares de miles de personas, millones, para reivindicar la independencia. Defender pacíficamente los derechos y la libertades políticas merece la pena.

- ¿Sigue pensando en que se puede impulsar un proceso independentista aunque solo cuente con un 47% de apoyo de los votantes?

Siempre he sido partidario de un referéndum de autodeterminación acordado con el Estado. En esta solución hay un consenso muy grande, entre el 70 y el 80%.

- Que si JxCat, que si el PDeCAT, ahora la Crida, ¿no parece una sopa de siglas el soberanismo catalán? ¿Entiende los recelos de parte del PDeCAT con la Crida?

El soberanismo vive un proceso de reorganización. En nuestro caso particular, el 1 de octubre y la represión posterior abre las puertas a un espacio de confluencia, de mayor transversalidad, como es la Crida. Comprendo las reticencias de algunos, tanto del PDeCAT como de ERC, por el temor a perder espacios de influencia partidista. El futuro, sin embargo, requiere la construcción de nuevos espacios.

- ¿Quién es el presidente legítimo de Cataluña, Carles Puigdemont o Quim Torra?

La legitimidad democrática es de ambos. Los ciudadanos votaron y con el resultado de las urnas era posible que Puigdemont fuera investido de nuevo presidente. La acción del Gobierno de España ante el Constitucional lo impidió. Eso no le quita legitimidad, le añade. Torra, tres meses más tarde, fue investido por el Parlament, después de otras tres investiduras fallidas, entre las cuales la mía. Que por cierto tuve el respaldo de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas que pedía que mis derechos y los de mis electores no fueran vulnerados por una prisión provisional.

- ¿Es partidario de apoyar los Presupuestos de Pedro Sánchez?

Soy partidario de abordar globalmente la solución de la crisis política en España y en Cataluña. En ese marco los Presupuestos pueden ser una ayuda para estabilizar la gobernanza. Pero hoy depende más del Gobierno Sánchez y del PSOE que tengamos Presupuestos.

- ¿Cree que, al menos, se puede facilitar la tramitación?

Esa tramitación depende de la voluntad del PSOE en que sigan adelante. La petición del soberanismo es clara y creemos que razonable y asumible por Sánchez. Habrá tramitación si hay un espacio de diálogo real para abordar la solución al conflicto catalán.

- ¿Es realista pedir a Sánchez un gesto con los dirigentes presos o con la autodeterminación para hallar una solución a lo que sucede en Cataluña?

Yo no le pido ningún gesto con los presos antes del juicio. No es su competencia. Sí le pido una voluntad de concretar espacios de diálogo para abordar la crisis política.

- ¿Qué debería hacer el Gobierno?

Sánchez debe gobernar y liderar la búsqueda de soluciones a los retos. Un presidente que no lidera caerá en el olvido. Y para liderar hay que arriesgar.

- Visto lo visto, ¿cree que Puigdemont tenía que haber hecho caso a Urkullu en otoño de 2017, renunciar a la DUI y convocar elecciones?

El diálogo falló por la cerrazón de Rajoy de abrir espacios de diálogo.

 

Fotos

Vídeos