La juez imputa al director del máster de Cifuentes

Enrique Álvarez Conde./Efe
Enrique Álvarez Conde. / Efe

Admiten a trámite la querella por un delito de falsedad documental presentada por una de las profesoras cuya firma podría haber sido falsificada en el acta de notas

EFEMadrid

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, que investiga la causa del máster de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, ha citado a declarar en calidad de investigado al exdirector del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, Enrique Álvarez Conde.

Fuentes jurídicas han informado de que la magistrada le ha citado el próximo día 6 de junio a las 9:30 horas tras admitir a trámite la querella por un delito de falsedad documental presentada por Ángela Figueruelo, una de las profesoras cuya firma supuestamente habría sido falsificada en el acta de notas del máster.

La juez ha añadido a esta investigación la que llevaba a cabo la Fiscalía de Móstoles tras las denuncias presentadas por asociaciones de alumnos y la propia universidad.

Ese mismo día la juez ha citado también a Ángela Figueruelo a las 9:30 y a las 10:30 horas a otros doce testigos, entre ellos los profesores Clara Souto, Alfredo Allué y Laura Nuño y nueve alumnos.

Figueruelo, catedrática de Derecho Constitucional por la Universidad de Salamanca, decidió emprender acciones legales al detectar que su firma aparecía en un acta de convalidación de asignaturas de Cifuentes que ella nunca había suscrito.

La juez ha incoado diligencias previas si bien ha inadmitido la querella contra la Universidad y contra el Instituto Universitario al no contemplarse la falsificación documental dentro del catálogo de delitos que pueden ser cometidos por personas jurídicas.

Pero sí que considera que debe tenerse en cuenta que se investigue a cualquier persona que haya participado en los hechos denunciados, de ahí que haya acordado estas citaciones.

El PP teme las consecuencias políticas en Madrid

La dirección nacional del PP piensa ya en una gestora que lleve las riendas de la organización en Madrid mientras admite su preocupación por las consecuencias que puede tener que Cristina Cifuentes siga como diputada autonómica, y cree que eso le puede hacer mucho daño al partido en la región.

Cifuentes, que dimitió hace dos días como presidenta de la Comunidad tras el escándalo de su máster y después de difundirse un vídeo de un supuesto hurto en un supermercado, se mantiene por el momento al frente del partido en Madrid.

Pero en un mensaje a los diputados autonómicos, la dirigente 'popular' dijo también que estará a la espera de lo que decidan al respecto el partido y su presidente, Mariano Rajoy, y esta misma mañana la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que la disponibilidad de Cifuentes para dejar la Presidencia regional del PP es «absoluta».

En lo que no parecía haber dudas cuando se produjo la dimisión era en la permanencia de Cifuentes en la Asamblea, manteniendo su escaño de diputada autonómica.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, señaló ayer en este sentido que es «muy lógico y entendible» que Cifuentes conserve su acta de diputada porque «ganó su escaño» en las elecciones y ni está imputada ni procesada, por lo que también es algo «legítimo y normal».

Pero fuentes de la dirección nacional han admitido hoy a Efe que la imagen diaria de Cifuentes en la Asamblea de Madrid puede hacer «mucho daño» al partido, cuando queda poco más de un año para las elecciones autonómicas y hay que recomponer la organización tras su dimisión.

Anoche, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, fue más allá al apuntar que Cifuentes, incluso, «debería ir dejando su presencia en la política».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos