El jurado popular declara culpable por unanimidad a Patrick Nogueira por cuatro asesinatos

El asesino confeso de sus tíos y primos en Guadalajara podría ser condenado a prisión permanente revisable

J. V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Patrick Nogueira, el joven brasileño de 22 años que en agosto de 2016 acabó con las vidas de sus tíos Marcos Campos Nogueira y Janaina Santos y de sus primos, de uno y cuatro años, en Pioz (Guadalajara) conocerá en los próximos días la pena a la que será condenado después de que el jurado popular le haya declarado «culpable» en la noche de este sábado por las cuatro muertes «de forma intencionada». Dos de ellas, las de los dos niños, con ensañamiento.

El jurado, formado por siete hombres y dos mujeres, considera que no procede una hipotética petición de indulto al Gobierno y no ha tenido en cuenta los argumentos de la abogada de la defensa de Patrick quien había alegado que su cliente sufre un «grave daño cerebral» que condiciona sus comportamientos y le hace perder el control cuando se ve invadido por la ira. El propio Patrick, que ha escuchado el veredicto del jurado con atención y gesto serio, llegó a reiterar en dos ocasiones durante el juicio que padece un trastorno mental que le empujó a matar a sus tíos y primos a cuyas familias pidió perdón.

Por el contrario, el jurado, que ha tomado esta decisión por unanimidad, considera probado que Patrick planeó el crimen -había llevado consigo bolsas de basura en las que introdujo los cuerpos descuartizados de sus tíos y los cadáveres de sus primos- y que los mató con frialdad y siendo consciente de lo que hacía. Esto queda demostrado con los mensajes de WhatsApp que envió a su amigo Marvin, residente en Brasil, después de haber matado a su tía y primos -a Marcos lo asesinó horas más tarde, cuando llegó del trabajo, asestándole 14 puñaladas- en los que narraba cómo iba cometiendo los crímenes y bromeaba con el miedo que los niños estaban sintiendo y que, lejos de tratar de huir, los mantenía paralizados y abrazados.

Prisión permanente revisable

La Audiencia Provincial de Guadalajara dará a conocer en los próximos días la sentencia de este caso que se ha juzgado a lo largo de seis sesiones de mañana y tarde y por las que han pasado 70 testigos y peritos. La Fiscalía y las acusaciones particulares, que representan a los tíos asesinados, coinciden en pedir para Patrick la prisión permanente revisable mientras que su defensa solicita una condena de 25 años de cárcel aplicándole la eximente incompleta de trastorno mental transitorio.

El jurado popular, que ha emitido este veredicto de culpabilidad, ha tomado esta decisión después de haberse reunido a puerta cerrada durante más de 24 horas y analizar las pruebas periciales, testificales y documentales aportadas durante la vista oral. Un juicio que estos siete hombres y dos mujeres no olvidarán no sólo por el interés mediático que ha despertado en España y en otros países sino, sobre todo, por la crudeza de las pruebas documentales que han tenido que ver y por los testimonios que han escuchado. Pruebas como el vídeo de reconstrucción de los hechos, las imágenes de los cuerpos descuartizados o los mensajes de WhatsApp que Patrick iba enviando a su amigo Marvin a medida que iba acabando con las vidas de sus familiares. Y testimonios como los de los agentes de la Guardia Civil que hallaron los cuerpos semidescompuestos y rodeados de moscas en el interior de bolsas de basura un mes después de que Patrick hubiera cometido este cuádruple crimen.

Durante ese tiempo Patrick permaneció en España sin regresar a la vivienda de sus tíos para deshacerse de los cadáveres. Sin embargo, cuando a mediados de septiembre fueron encontrados los cuatro cuerpos huyó a Brasil, de donde regresó días más tarde para entregarse a las autoridades españolas. Desde entonces, permanece preso en la cárcel madrileña de Estremera. En la sentencia, los magistrados también deberán valorar si el acusado se entregó para colaborar con las fuerzas de seguridad españolas -como asegura su abogada- o para evitar ser conducido a una prisión brasileña donde su seguridad no estaría garantizada, tal y como creen la fiscal y las acusaciones particulares.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos