El juez dicta la detención internacional de Rovira, Puigdemont y otros cuatro huidos | BURGOSconecta

El juez dicta la detención internacional de Rovira, Puigdemont y otros cuatro huidos

Marta Rovira. / Efe | R. C.

La dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que ayer renunció a su acta de diputada, ha sido procesada por rebelión por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que la considera parte «esencial» del procés y del referéndum

CRISTIAN REINOBarcelonaMELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha dictado una orden de detención internacional contra la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y una euroorden para otros cinco implicados en el proceso soberanista que han huido de la Justicia, entre ellos el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Llarena ha atendido así la petición de la Fiscalía tras notificar hoy el auto de procesamiento contra 25 investigados por el 'procés', siete de los cuales permanecen huidos de la Justicia, después de que Rovira se haya fugado a Suiza. Además de Rovira, los seis dirigentes del proceso soberanista huidos son: Carles Puidemont (Bélgica), Antoni Comín (Bélgica), Meritxell Serret (Bélgica), Lluís Puig (Bélgica), Clara Ponsatí (Escocia) y Anna Gabriel (Suiza).

Antes de conocerse la activación de la orden, a secretaria general de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Marta Rovira, que esta mañana tenía que comparecer ante el juez del Supremo, Pablo Llarena, ha eludido su cita con la Justicia y ha huido del país. En sus palabras: se marcha al «exilio». Esta opción ya fue tomada en su día por el que fuese presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y otros cinco exconsejeros, además de la dirigente de la CUP, Anna Gabriel. Según ha podido confirmar ABC, Rovira se encuentra en Suiza como esta última.

Rovira, que ayer renunció a su acta de diputada tras el pleno de investidura, ha anunciado su huida a través de una carta publicada en la web de su partido. «Hoy emprendo un camino duro, un camino que, desgraciadamente, tantos otros que nos preceden han tenido que coger: el camino del exilio», ha señalado.

Despedida oficial

La número 2 de ERC reconoce que siente «tristeza», pero «mucho más triste habría sido vivir silenciada interiormente». «Sentir mi libertad de expresión censurada por unos tribunales que intimidan y que aplican criterios políticos», critica. «No me sentía libre. No me reconocía», ha apuntado. A su juicio, el «exilio», como también se refiere Puigdemont a su huida al extranjero, «es la única forma que tengo de recuperar mi voz política».

Rovira insta a los suyos a seguir trabajando por la república. «Sólo desde el trabajo conjunto lograremos una República para todos», dice. «Transformar la indignación en coraje y perseverancia. La rabia, en amor», añade, mientras insta a los suyos a «persistir».

En la carta, Rovira muestra su intención de mantener la secretaría general de ERC, que ejercerá, en un principio, desde Suiza. En la misiva, la mano derecha de Oriol Junqueras, hace una referencia a su hija, Agnès. «Las madres saben cómo la quiero», afirma. «Y cómo de fuerte es el sentimiento de darle todo lo que le pueda dar. El exilio me permitirá hacerle de madre, y se lo merece», concluye. Rovira se despide en la carta con un «Visca una República catalana para todos».

Cumbres para activar el 'procés'

Rovira reafirma con su huida la postura que el juez Llarena ya ha adelantado en su auto, a la hora de valorar si dictará prisión preventiva o no contra parte de los procesados. Y esta no es otra que el riesgo de fuga. Si no lo era ya, ahora resulta más evidente.

En cuanto a su papel en el 'procés' y la celebración del referéndum, el juez la considera parte «esencial» y por ello le ha imputado un delito de rebelión.

La Guardia Civil, en sus últimos informes remitidos al Supremo, acusa a la huida de haber asistido entre marzo de 2015 y septiembre de 2016, junto a la cúpula independentista imputada, a una decena a una decena de cumbres en las que se diseñó y activó el 'procés' y se fijó la hoja de ruta que desembocó el pasado 1 de octubre con el referéndum secesionista.

Además, la secretaria general de ERC tuvo un papel clave a la hora de movilizar los alcaldes para conseguir el día de la consulta que el mayor número de colegios estuvieran abiertos. Según los atestados que ya tiene en su poder el juez Pablo Llarena, fue la responsable, en nombre de ERC, de «suscribir» el 30 de marzo de 2015 la «hoja de ruta unitaria» hacia la independencia con la antigua Convergència. Casi todas las pruebas de cargo contra Rovira vienen de la famosa agenda Moleskine encontrada al ex secretario general del Departamento de Vicepresidencia y Economía de la Generalitat y mano derecha de Oriol Junqueras, Josep Maria Jové i Lladó.

El 23 de mayo de 2015, con el propio Junqueras tomó parte en un encuentro en el que se fijó como prioridad «hacer realidad la república catalana en el marco de la UE» para lo cual pactaron «reforzar la red de complicidades internacionales». EL 21 de diciembre de 2015 se reunió para fijar las «tres leyes de estructura del Estado» catalán, pero quizás al encuentro más importante al que asistió Rovira fue el del 23 de febrero de 2016 con Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Artur Mas, Raül Romeva y Jordi Turull, entre otros, en el que se pactó poner en marcha las leyes de transitoriedad jurídica y de proceso constituyente, además de acordar que habría una declaración de independencia, elecciones constituyentes y un referéndum constituyente. Todo ello dirigido a la «desconexión».

Rovira insistió en ese encuentro ampliar al máximo el «consenso» para lograr la independencia. Las conversaciones pinchadas a Jové el pasado verano también revelan el papel trascendental que Rovira tuvo en la infraestructura de la consulta ilegal. Al menos cinco conversaciones intervenidas dan cuenta de las gestiones de la líder de ERC para conseguir que el mayor número de colegios estuvieran abiertos el 1-O. Las llamadas también le relacionan con la logística del referéndum. Jové, según la Guardia Civil, «rindió cuentas» a Rovira sobre la operación para ocultar en unos locales de la localidad barcelonsea de Bigues i Riells abundante material electoral para la consulta proscrita por el Constitucional. Un material que fue incautado por la Guardia Civil antes del 1-O.

La delegación de ERC, «sorprendida» por la huida de Rovira

La delegación de ERC se ha declarado hoy, en su conjunto, «muy sorprendida» por la no comparecencia de su secretaria general, Marta Rovira, ante el Tribunal Supremo y el portavoz en el Congreso, Joan Tardá , ha asegurado incluso que no tenía «ni la más remota idea».

Sin embargo y pese a desconocer que Rovira no pensaba acudir al Supremo y ha hecho pública una carta, colgada en la web de ERC, en la que afirma que se va «al exilio», el diputado de ERC Gabriel Rufián ha comentado que la decisión de Rovira no le extraña. En la misma línea, el diputado de ERC, Antonio Castellá, ha señalado que el hecho de que Rovira no haya comparecido constata que «nada es normal». Castellá ha añadido quien complica las cosas no es Rovira no acudiendo al Supremo sino el Gobierno «no arreglando las cosas».

La independentista que hizo recular a Puigdemont

Y es que en el independentismo, como en todos los movimientos políticos, cohabitan los halcones y las palomas, los duros y los moderados. Marta Rovira pertenece a la primera categoría, la de los más convencidos, que en el caso del secesionismo catalán apuestan por seguir apretando el pie del acelerador hasta el final. En las ya célebres reuniones del mes de octubre, primero en la del día 10 de octubre, el día que Puigdemont dio marcha atrás en la declaración unilateral de independencia, y luego en la del 26 de octubre, cuando el expresidente de la Generalitat apostaba por convocar elecciones, Marta Rovira se alineó con los que no permitían al dirigente nacionalista pisar el freno. La secretaria general de Esquerra incluso amenazó con la dimisión y fue de las que ejerció la máxima presión para que finalmente no hubiera elecciones y la Cámara catalana acabara aprobando la declaración unilateral de independencia. Los duros se impusieron a los moderados.

Durante la campaña electoral y en los últimos meses, en cambio, Rovira había suavizado su discurso. Con Oriol Junqueras en prisión tuvo que coger las riendas de la dirección de ERC y tuvo que ponerse como cabeza de cartel para las elecciones, lo que acabó perjudicando a su partido, pues no acabó de encontrar el tono en campaña. Llegó a decir, incluso, que nunca había apostado por la unilateralidad. «Nunca hemos clamado por la vía unilateral», dijo al inicio de la campaña, cuando meses atrás fue la más firme defensora del referéndum del 1-O, convocado y celebrado de manera unilateral, y también la proclamación de la república del 27-O. La número 2 de ERC ha decidido ahora marchar al «exilio», cuando esa fue una opción muy criticada en el partido cuando la adoptó Carles Puigdemont, a diferencia de Oriol Junqueras, que decidió quedarse en Cataluña y afrontar las consecuencias del proceso. hoy, Puigdemont ha expresado «su apoyo total» a la decisión tomada por Rovira y ha advertido que no sabía nada, que no ha sido «una acción coordinada».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos