PP y Ciudadanos ven «razonable» la petición del Rey, pero mantienen su posición

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos./EFE
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos. / EFE

El Gobierno comparte con Felipe VI el deseo de no ir a elecciones pero no sabe si será «factible»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El PP y Ciudadanos calificaron ayer de «razonables» las declaraciones del Rey el domingo durante el tradicional posado veraniego en el Palacio de Marivent, en el que hizo un llamamiento a los líderes políticos para que desbloqueen la situación antes de que, el 23 de septiembre, concluya el plazo constitucional para nombrar presidente del Gobierno.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, señaló que la llamada de Felipe VI para encontrar una «solución» que evite a los ciudadanos volver a pasar por las urnas es «absolutamente compatible» con la posición de su partido.«Vamos a mantener la coherencia y seguiremos en la oposición», zanjó. La formación de Pablo Casado no está dispuesta a facilitar la investidura de Pedro Sánchez e insiste en que son los socialistas y «los aliados que ha buscado» los que tendrán que desbloquear la situación política.

Tampoco parece que Albert Rivera y sus 56 diputados estén dispuesto a torcer su brazo. El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, cree que las palabras del jefe del Estado son un «exhorto» al candidato del PSOE a que «llegue por fin a un acuerdo con su socio preferente» y «cumpla» así con el encargo que recibió para formar Gobierno.

El abogado del Estado, que dio el salto a la política el pasado 28 de abril, recordó que la investidura de Sánchez fracasó «por muy poco». «Parece mentira que por media silla estemos como estamos», recalcó. En una entrevista reciente con este periódico, Bal se reafirmó en que el veto de Ciudadanos al candidato socialista «no es rectificable». «¿Cómo vamos ahora a dar un paso atrás –justificó– cuando la socialista María Chivite ha tomado posesión en Navarra con el apoyo de EH Bildu?».

La dirección naranja insiste en que es «imposible» reeditar un nuevo Pacto del Abrazo como el que en 2016 firmaron el PSOE y Ciudadanos porque Sánchez ya ha elegido a sus socios, que son «radicalmente incompatibles» con la política de los liberales y con los acuerdos «que los constitucionalistas mantienen desde 1978».

Presión de la CEOE

Por su parte, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, tildó de «responsable y prudente» el mensaje del jefe del Estado y afirmó que no vería mal un acuerdo «a la portuguesa» si fuese con las medidas del Gobierno luso, si bien dudó de que esta opción contase con el beneplácito del PSOE y de Unidas Podemos.

El Gobierno socialista se mostró cauto tras el toque de atención de la Zarzuela. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró que aunque el llamamiento de Felipe VI coincide con el deseo de Moncloa «habrá que ver hasta qué punto es factible».

Sánchez celebró este lunes su segundo día de reuniones con representantes de la sociedad civil para tratar de presentar a Unidas Podemos y otros partidos un programa de Gobierno. El jueves pasado se vio con asociaciones feministas y con representantes del sector tecnológico, mañana será la comunidad educativa y el jueves, un día después de la tradicional audiencia de agosto con el jefe del Estado, se citará con los líderes de UGT y CC OO, José Álvarez y Unai Sordo.

Más información