Patrick Nogueira asesinó a sus cuatro familiares en Guadalajara después de una fuerte discusión

Las imágenes que los investigadores tomaron de los cuerpos descuartizados han sido expuestas a los miembros del jurado, siendo uno de los momentos más duros del juicio

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Patrick Nogueira, el asesino confeso de sus tíos Marcos Campos Nogueira y Janaína Santos y de sus primos -David de sólo un año y Carolina, de cuatro- el 17 de agosto de 2016 en una vivienda de Pioz (Guadalajara), mató a sus cuatro familiares después de una fuerte discusión. A esta conclusión han llegado los agentes de la Guardia Civil encargados de la investigación del caso que este viernes testificaron en la tercera sesión del juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia Provincial de Guadalajara.

Según su testimonio, «el mismo vecino que vive en el chalet adyacente y que había notado mal olor, nos dijo que había escuchado una fuerte discusión o unas voces en la vivienda y que desde esa fecha no había vuelto a ver a sus vecinos». Un mes y cuatro días después de aquel 17 de agosto, la Guardia Civil halló los cuatro cuerpos descuartizados en el interior de bolsas de plástico después de que ese vecino alertara del hedor que desprendía la vivienda. Los agentes que accedieron al chalet de la urbanización «La Arboleda» descubrieron el torso de una de las víctimas al abrir una bolsa y avisaron a la Policía Judicial y a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. Las imágenes que los investigadores tomaron de los cuerpos descuartizados han sido expuestas a los miembros del jurado en la sesión de este viernes, siendo uno de los momentos más duros del juicio.

Cúmulo de indicios contra Patrick

Los investigadores sospecharon enseguida del sobrino y primo de las víctimas, sobre todo al comprobar que había abandonado España en dirección a su país, Brasil, un día después de haber aparecido los cadáveres. Los agentes descubrieron que Patrick había utilizado una tarjeta de transporte para desplazarse desde Madrid a Pioz el 17 de agosto, fecha en la que cometió el cuádruple crimen. Además, el repetidor de telefonía de Pioz detectó la presencia del teléfono móvil de Patrick en la urbanización «La Arboleda» el 17 de agosto. Un móvil con el que también realizó dos búsquedas el 21 de agosto y el 16 de septiembre relativas a un «crimen en Pioz».

Otro detalle que llamó la atención a la Guardia Civil es que el acusado, que solía acudir a un gimnasio, no comentó a ninguno de los demás clientes con los que coincidía su intención de abandonar España. Un «cúmulo de indicios» que pesaban contra él, según el testimonio de los agentes.

Éstos sostienen que Patrick se entregó a las autoridades españolas tras huir a Brasil «forzado» y no voluntariamente pues era consciente de la dureza de las prisiones brasileñas en comparación con las españolas donde «podría estudiar una carrera», según comentó a una amiga en un mensaje de WhatsApp. Su hermana Hanna, abogada de profesión, fue quien le recomendó que regresara a España para entregarse a las fuerzas de seguridad.

 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos