Lo que opina el presidente del Gobierno de la resolución judicial

Lo que opina el presidente del Gobierno de la resolución judicial

Mariano Rajoy capea la sentencia del 'caso Gürtel' con los mismos argumentos con los que despachó el 'caso Cifuentes' o la detención de Zaplana

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

Ni adelantar elecciones ni admitir la envergadura del último varapalo judicial a su partido. Mariano Rajoy ha capeado una vez más el terremoto político que supone la sentencia del 'caso Gürtel', esgrimiendo los mismos argumentos con los que despachaba recientemente el 'caso Cifuentes' o la detención de Eduardo Zaplana.

Tras el mutismo del jueves, el presidente del Gobierno y del PP comparecía este viernes al mediodía para responder a la moción de censura presentada por Pedro Sánchez para forzar su salida, y en su intervención ha desgranado uno a uno los argumentos por los que, a su juicio, el 'caso Gürtel' no es razón suficiente para desestabilizar su Gobierno y poner en peligro lo que queda de legislatura.

Defiende que no hay ningún miembro del actual Gobierno imputado ni condenado; que se trata de casos aislados y ocurridos hace muchos años, que el PP desconocía los hechos delictivos, o que fue precisamente el líder popular quien se encargó de hacer limpieza en el partido cuando asumió la presidencia del mismo. También ha puesto en cuarentena una sentencia que, pese condenar al Partido Popular por lucrarse de la trama corrupta, no es firme, por lo que van a recurrirla, y que cuenta además con el voto particular en contra del ponente de la misma.

«Esta sentencia va a ser recurrida, no es una sentencia firme, y tiene un voto particular en contra, el del presidente del tribunal. En esta sentencia no se ha juzgado ni condenado a ningún miembro del Gobierno que se pretende ahora censurar»

«Esta sentencia se refiere a acontecimientos que se produjeron en el año 2003 en los Ayuntamientos de Pozuelo y Majadahonda y nada tiene que ver ningún miembro del actual Gobierno con lo que sucedía en Pozuelo y Majadahonda en el año 2003»

«Lo que establece la sentencia es una responsabilidad civil y no penal del Partido Popular y eso se hace así porque el Partido Popular no conocía los hechos que se produjeron en Pozuelo y Majadahonda y eso lo dice también la propia sentencia»

Con estos mimbres, Rajoy ha defendido su legitimidad para seguir al frente del Gobierno, desdeñando el hecho de que el tribunal de Gürtel cuestionara su credibilidad como testigo en el juicio. Así, ha señalado que «los certificados de credibilidad los reparten los ciudadanos» y que su partido, con 134 escaños, goza de mayor credibilidad que el dirigente de un partido -Pedro Sánchez-, que cuenta con 84 diputados. Así, ha insistido en que su Gobierno es «el que más credibilidad tiene porque se encontró a España al borde la quiebra, y tomando decisiones difíciles ha conseguido que llevemos tres años creciendo por encima del 3%».

En este sentido, ha cuestionado que Sánchez goze de «autoridad moral» para presentar una moción de censura contra su Gobierno, y se ha preguntado si dimitirá «cuando condenen al Partido Socialista de la Comunidad Valenciana o cuando se resuelva la sentencia de los ERE».

Tampoco ha pedido disculpas, insistiendo en que lo ha hecho «hasta la saciedad» en anteriores ocasiones, cuando salieron a la luz los casos de corrupción que han golpeado a la formación y que Rajoy ha definido en varias ocasiones bajo el epígrafe de «casos aislados».

«Es evidente que el PP es mucho más que diez o quince casos aislados»

Finalmente, Rajoy ha descartado convocar nuevas elecciones, mostrándose «partidario de que las legislaturas duren cuatro años, que es lo que está establecido en la Constitución y es lo que la gente vota». Y ha terminado recordando que disolver la Cámara y nombrar ministros son facultades exclusivas del presidente del Gobierno. «Y no estoy dispuesto a renunciar a ellas».

 

Fotos

Vídeos