«No es el final de ETA que nos merecíamos»

Víctimas de la banda terrorista presentan en San Sebastián el manifiesto que le exige el esclarecimiento de los crímenes sin resolver y la condena de su «historia de terror», al que ya se han sumado más de 40.000 personas

KOLDO DOMÍNGUEZ

Una veintena de familiares de víctimas del terrorismo e intelectuales vascos ha presentado esta mañana en San Sebastián el manifiesto 'ETA quiere poner el contador a cero', en el que exigen a la banda el «esclarecimiento de los al menos 358 crímenes sin resolver y la condena a su historia de terror». El mismo día en el que los terroristas han anunciado por carta su final, este colectivo de damnificados quiere con este texto, al que se han adherido ya 40.000 personas, «poner en claro la verdad» de lo ocurrido en el último medio siglo en Euskadi «por si acaso se olvida». Por ello, han reclamado que el final de ETA sea «digno y definitivo» y no suponga una nueva humillación para las víctimas. «No es el final que nos merecíamos», ha reconocido Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite.

Al igual que el resto de promotores del manifiesto, la hermana de Gregorio Ordóñez se ha mostrado muy crítica con las «mentiras y justificaciones» sin sentido que están rodeando la desaparición de ETA. A su entender, los terroristas están «buscando su absolución histórica», por lo que ha reclamado a la sociedad vasca que les responda con la dignidad que ellos nunca han tenido». «Tenemos que responderles con memoria, altura moral y desprecio intelectual. Basta ya de proclamas justificadoras. La única frase decente que podrían pronunciar los terroristas es: 'Nunca tendríamos que haber existido'», ha señalado.

Pero Ordóñez sí que ha ido un paso más allá que el resto de intervinientes y ha cuestionado con dureza la labor del Gobierno central en la desaparición de la banda. «No es el final de ETA que queríamos ni nos merecíamos», ha afirmado. A su entender, va a permitir que los terroristas cierren 50 años de asesinatos «grabando un vídeo en una institución internacional de renombre y protagonizado por 'Josu Ternera', uno de los terroristas más buscados». Y a todo ello se suma el acto previsto el viernes en Cambo, un evento con «el aval de personalidades internacionales y con cargos electos españoles y franceses como teloneros de honor». «El final debería haber sido diferente si el Gobierno hubiera puesto algo de empeño en ello», ha insistido. La presidenta de Covite ha acusado directamente al Gobierno de «hurtar» a las víctimas la «foto de la derrota de ETA». De hecho, ha lamentado que una banda terrorista «derrotada no sería protagonista de su propio final ni tendría avales internacionales».

Ordóñez también ha recordado que ante el final del terrorismo no se puede olvidar que en las instituciones «no sólo están sentados los herederos políticos de los pistoleros, sino los ideólogos». «Todos los miembros de la izquierda abertzale han asumido el proyecto político totalitario excluyente de ETA. Pero ahora evitan asumir sus responsabilidades políticas, intelectuales y fácticas en la historia del terrorismo», ha criticado. «ETA pone punto final a su trayectoria, pero la desactivación de sus siglas no significa que se desactive su proyecto político. Mientras una parte de la población continúe legitimando el terrorismo, ETA seguirá viva», ha advertido.

Además de Ordóñez, en el acto de presentación de esta mañana han participado el filósofo Fernando Savater, el activista Martín Alonso, la eurodiputada Maite Pagazaurtundua y Joaquín Echeverría, el padre de Ignacio, el 'héroe del monopatín' asesinado en los atentados yihadistas de Londres. Él ha sido el encargado de leer, muy emocionado, el manifiesto. Además, también ha tomado la palabra Ken Funston, representante de la asociación de una asociación norirlandesa que agrupa a afectados por el terrorismo en Irlanda del Norte, quien ha reclamado al Gobierno español que no repita los mismos errores que ha cometido el británico con las víctimas, a las que «marginó» en el final del IRA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos