La reina Sofía: «Don Juan Carlos está de muy buen humor y ya come filetes y de todo»

Los reyes Felipe y Letizia, junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, a su llegada al Hospital Clínico Quirón de Pozuelo de Alarcón. / Efe

El Rey emérito, que este martes recibió la visita de sus tres hijos por separado, ya está en planta y podría abandonar el hospital «pronto»

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Don Juan Carlos está ya en planta, según el parte médico hecho público este martes por la clínica Quirón, donde se recupera del triple 'bypass' aortocoronario que se le practicó el pasado sábado. El Rey emérito sigue evolucionando de forma «satisfactoria» y ya «ha caminado por la habitación». Allí ha recibido la visita de doña Sofía y también de sus tres hijos, aunque por separado. De hecho, ninguno llegó a coincidir dentro del centro hospitalario. Primero se acercó la Reina emérita, a la que se sumó poco después la infanta Elena con sus hijos Felipe Juan Froilán y Victoria Federica. Los cuatro dejaron la clínica Quirón pasadas las tres y media de la tarde. Poco después, la infanta Cristina, esta vez sola, volvió a visitar a su padre.

La esposa de Urdangarin, encarcelado por el 'caso Nóos' desde junio del año pasado, abandonó la clínica minutos antes de que hicieran su llegada los Reyes. Es público y notorio que la relación de don Felipe con su hermana Cristina es prácticamente inexistente. Don Felipe y doña Letizia, en esta ocasión, se hicieron acompañar de la princesa Leonor y la infanta Sofía, para que visitaran a su abuelo.

Según el parte médico, el Rey emérito, que «ha pasado buena noche sin precisar soporte vasoactivo», «continúa con el control y cuidados postquirúrgicos» bajo la supervisión de los servicios de cirugía cardiaca y de cardiología. El domingo ya comenzó a ingerir alimentos e incluso se pudo incorporar para sentarse, aunque aún no podía ponerse de pie durante mucho tiempo. El lunes, don Juan Carlos ya empezó a realizar ejercicios de fisioterapia cardiorrespiratoria y se le retiraron los drenajes. La dirección del centro médico ha confirmado que no habrá un nuevo parte médico hasta el próximo jueves a las 12 horas.

A la salida del hospital, en torno a las 15.30 horas, doña Sofía dijo que ve «estupendamente» a su marido y que confía en que le den el alta «pronto». Reiteró que el monarca «se encuentra perfecamente, mantiene su buen humor y ya ha dado dos o cuatro pasos. Ya no tiene dieta blanda. Come de todo. Filetes y todo. Y está de muy buen humor». Interrogada en concreto sobre cuándo podrían dar de alta al Rey emérito, doña Sofía ha indicado que todavía hay que esperar, pero a continuación se ha mostrado confiada y ha añadido: «Pronto». Por su parte, Felipe VI ha dicho a los periodistas que su padre se encuentra «muy bien» y «da gusto verle tan bien y tan animado». «Con buena cara y siempre manteniendo el buen humor», ha precisado.

Don Juan Carlos ingresó el viernes por la noche en la clínica madrileña y al día siguiente fue intervenido a corazón abierto por un equipo dirigido por el doctor Alberto Forteza, jefe de Cirugía Cardíaca del hospital. «Ha ido todo perfecto», aseguró Felipe VI tras concluir la operación. Según Zarzuela, ésta fue programada en junio cuando el padre del Rey se sometió a una revisión médica anual y los facultativos le detectaron una dolencia cardíaca que debía ser corregida en el quirófano.

Doña Sofía, a su llegada a Pozuelo para ver a don Juan Carlos.
Doña Sofía, a su llegada a Pozuelo para ver a don Juan Carlos. / Efe

Primeras visitas

Tras la operación, que superó las cuatro horas de duración y en la que no hubo complicaciones, el monarca pasó las primeras horas fuera de quirófano en la unidad de cuidados intensivos, donde las visitas están muy limitadas. Así, tan solo Felipe VI, doña Sofía y la Reina Letizia -al día siguiente- acudieron a verle y pudieron hablar con el equipo médico del centro.

Una vez que fue trasladado a planta, las visitas se han empezado a suceder con normalidad. La infanta Cristina se presentó este lunes en el hospital, acompañada de tres de sus cuatro hijos, Juan, Miguel e Irene. El único ausente fue Pablo, quien sigue los pasos en el balonmano de su padre, Iñaki Urdangarin, y se acaba de incorporar al equipo francés HBC en Nantes.

MÁS INFORMACIÓN