Sánchez y Cosidó, enfrentados por sus tesis y la degeneración democrática

Pedro Sánchez, durante la sesión de control al Gobierno, en el Senado./R. C.
Pedro Sánchez, durante la sesión de control al Gobierno, en el Senado. / R. C.

El presidente del Gobierno pide al PP que «acabe con la radicalidad y la crispación» y el portavoz de los populares acusa al Ejecutivo de ser «una marioneta» de Podemos

EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el portavoz del grupo popular, Ignacio Cosidó, se han enzarzado este martes en el pleno del Senado sembrando dudas sobre sus respectivas tesis doctorales y se han reprochado que sus partidos sean los causantes de la «degeneración» de la vida democrática.

El enfrentamiento ha tenido lugar en la sesión de control al Gobierno del pleno de la Cámara alta donde, a raíz de una pregunta de Cosidó sobre la promesa de regeneración democrática de Sánchez, el debate ha derivado en un cruce de acusaciones en torno a sus respectivas tesis académicas. El portavoz del PP ha criticado al jefe del Ejecutivo por no «dar la cara» en el Senado cuando se le llama a comparecer por ello, una actitud que ha dicho que demuestra su «escaso talante democrático».

Sánchez ha contraatacado en su contestación sembrando a su vez dudas sobre la tesis doctoral de Cosidó. Así, le ha preguntado al portavoz de los populares por qué no la hace pública, le ha pedido explicaciones por el hecho de que en el tribunal que le examinó hubiera «significados miembros del PP» y cómo es que la defendió un 1 de enero.

Al término de este debate, en los pasillos del Senado Cosidó ha asegurado que su tesis ('La economía de la Defensa en España 1982-1992') está publicada, ha mostrado un ejemplar y ha informado de que se editaron mil ejemplares del volumen dedicado al gasto militar. Además, ha acusado a Sánchez de «gran bajeza» por criticar a los catedráticos que evaluaron su tesis.

Durante el debate ante el pleno, Cosidó ha considerado que el Gobierno está «embarrado» en asuntos como la tesis de Sánchez, la dimisión de dos ministros o la situación de los titulares de Justicia, Ciencia, Educación y Asuntos Exteriores. Pero el mejor ejemplo de «degeneración política» y «vergüenza democrática» cree que es que «su testaferro» Pablo Iglesias acuda a prisión para negociar los presupuestos con Oriol Junqueras y ahora quiera negociarlos con «un fugitivo», en referencia a Carles Puigdemont. Cosidó cree que el Gobierno es «una marioneta de Podemos mendigando los votos del independentismo».

«Bajo nivel»

Sánchez le ha respondido enumerando una serie de decisiones de su Gobierno para regenerar la vida democrática, como publicar las declaraciones de bienes de altos cargos, levantar el veto en el Parlamento a 44 proposiciones de ley e iniciar los trámites para eliminar aforamientos. «Regenerar la vida democrática no es rebajar la calidad de las instituciones al bajo nivel con el que ustedes están ejerciendo la oposición y que es impropio de un partido de Gobierno», ha añadido.

Por ello, el presidente del Gobierno ha expresado su deseo de que el PP «encuentre pronto el camino de la moderación y acabe con la radicalidad y la crispación porque el centro-derecha social de este país no se siente representado por su estrategia de oposición en el Senado y el Congreso». Sánchez, quien ha ironizado con que el PP le ha criticado hasta por donar sangre, y todo lo que haga les parece «ilegal, inmoral y hasta, incluso, engorda», ha recalcado la defensa que el PSOE ha hecho del Estado en todo momento, incluso en la oposición.

«Ustedes no pueden decir lo mismo», ha añadido el jefe del Ejecutivo antes de insistir en que sólo el Gobierno negocia en su nombre los presupuestos y de preguntar al portavoz del grupo popular si cree que sus votantes están a favor o no de recuperar el subsidio a los desempleados de más de 52 años o subir el salario mínimo. «Si tanto le duele que apoyen estos presupuestos otras formaciones políticas, apóyenlos ustedes y se acaba el debate», ha pedido el presidente al PP.

Sánchez ha preguntado también a Cosidó si deberían dimitir algunos senadores que han aparecido en los papeles de Bárcenas por cobrar sobresueldos u otros que han dimitido como consejeros autonómico por el caso Púnica o cuya actitud ha sido reprobada por el Consejo de Europa. También ha atacado directamente a Cosidó al asegurar que va a pasar a la historia como director general de la Policía por haber retirado al comisario que investigaba el ático del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos